La Paradoja de Ícaro: Empresas exitosas que fracasaron


Ícaro es un personaje de la mitología griega que fabricó un par de alas con el fin de escapar de la isla donde estaba prisionero. Voló tan bien que fue cada vez mas alto, más cerca del Sol, hasta que su calor derritió la cera que sostenía sus alas y se precipitó hacia la muerte en el mar Egeo. La paradoja consiste en que su mayor activo, la habilidad de volar, causó su infortunio¹.

La misma paradoja se aplica a muchas compañías antes exitosas. Muchas empresas se deslumbran tanto por su éxito prematuro que consideran realizar más esfuerzo del mismo tipo como forma de alcanzar fines futuros. Sin embargo, como resultado, una organización se puede hacer tan especializada y dirigida desde su interior, que pierde visión de la realidad en el mercado y de los requerimientos fundamentales para lograr una ventaja competitiva. Tarde o temprano esta actitud lleva al fracaso.

Según un libro que consulté recientemente sobre competitividad sustentable² , el autor DeFillippi, indica que hay tres grandes categorías que engloban al total de organizaciones que surgen y que luego decaen. Sobre las siguientes categorías pensé distintos ejemplos más actuales que los que cita el autor:

Los “artesanos”, quienes lograron un éxito prematuro mediante la excelencia en los detalles, pero luego se obsesionan tanto con los mismos, que pierden la visión de la realidad del mercado. Por ejemplo Blockbuster, que mientras rechazaba la oferta de hacer sinergia con la flamante compañía de Netflix, pensaba como agilizar la devolución de DVDs por parte de los clientes a través de la instalación de buzones 24hs en cada sucursal.

Luego, se encuentran los “constructores”. Tras construir compañías exitosas y moderadamente diversificadas, se cautivaron tanto con la diversificación en sí, que continuaron en ese proceso más allá del punto donde era rentable hacerlo. Un caso que recordé fue el de Coca-Cola con los jugos “Hugo”, a base de leche. Coca-Cola comenzó diversificar fuertemente su cartera de productos a fines de los 90. Fueron surgiendo distintas bebidas nuevas hasta que en 2009 surgió la idea de diversificar evitando las tradicionales bebidas gaseosas. De esta manera se lanzó “Hugo” al mercado, que generó importantes pérdidas y terminó retirándose de las góndolas al poco tiempo.

El tercer grupo del que habla DeFillippi lo constituyen los “pioneros”, quienes enamorados de sus propias innovaciones originalmente brillantes, fabrican productos completamente novedosos pero que terminan siendo inútiles para la organización. Un ejemplo curioso es el de Kodak, la empresa que acaparaba el 90% de la comercialización de rollos de fotografía en toda América. En 1975 Kodak comenzó a desarrollar la primer cámara digital. Como proyectaron que el producto iba a canibalizar la venta de rollos, dejaron sin concluir el proyecto el cual, para ese entonces, ya había despertado el interés de compañías como LG, Sony, Samsung y Panasonic, que a través del desarrollo de ese producto, terminaron generando la quiebra de Kodak.

Es por eso que es importante como administradores, entre otras cosas, evitar la inercia organizacional frente al cambio ambiental, que cada vez es más dinámico. Para lograr esto es necesario concentrarse constantemente en los bloques básicos de formación de la ventaja competitiva, de forma que sea sustentable, evitando perder el foco de las necesidades del mercado y de la industria en donde estamos parados con nuestra organización.

Bibiografía:

1- D. Miller. “The Icarus Paradox”. Harper Business. 1990.

2- R. J. DeFillippi. “Causal Ambiguity, Barriers to Imitation, and Sustentable Competitive Advantage”, Academy of Management Review. 1990.

2 Respuestas a “La Paradoja de Ícaro: Empresas exitosas que fracasaron

  1. Axel, muy buen post. Desconocía totalmente los conceptos desarrollados, que están muy bien explicados y ejemplificados. Coincido con vos que debe tener cuidado con ese sesgo -muy común- sobre “enamorarse” de su propia creación. Nosotras, en el trabajo integrador, en el libro del método Lean StarUp (de Eric Ries) aprendimos que es imprescindible realizar el proceso de “crear-medir-aprender”, y tiene mucho que ver con lo que mencionas, sobre estar atento a las demandas del mercado. Gracias!

  2. Muy buen post Axel! Que desafio mantenernos siempre actualizados y sin perder el foco de las necesidades actuales en el Mercado. Muchas gracias por el post

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s