EL INQUEBRANTABLE TECHO DE CRISTAL


Aunque estamos en un siglo donde se han producido muchos avances, la verdad es que la mujer todavía no alcanza la igualdad en el ámbito laboral y sigue situándose en una posición inferior a pesar de estar igual de preparada y de tener las mismas habilidades que los hombres.

En Argentina, las mujeres somos más de la mitad de la población y en muchas carreras universitarias ya somos mayoría. Sin embargo, no es frecuente encontrarnos en la conducción ejecutiva de una empresa.

Al parecer hay trabajos que son sólo de hombres

Esta semana, salió en las noticias, que una empresa de transporte pesado, propuso becar a 12 mujeres de todo el país con un programa de capacitación que le dará las herramientas para convertirse en conductoras de camión profesionales. Investigando sobre esta propuesta, en la actualidad, solo el 0.7 % de las licencias emitidas para transporte de cargas son de mujeres. Es decir que el 99.3% es para hombres.

La ley N° 11317 Art. 11, explicita que hay ocupaciones prohibidas para las mujeres, como:

  • En carga y descarga de navíos;
  • En canteras o trabajos subterráneos;
  • En la carga o descarga por medio de grúas o cabrias;
  • Como maquinistas o foguistas;
  • En el engrasado y limpieza de maquinaria en movimiento;
  • En el manejo de correas;
  • En sierras circulares y otros mecanismos peligrosos;
  • En la fundición de metales, y en la fusión y en el sopleo bucal de vidrio;
  • En el transporte de materias incandescentes;
  • En el expendio de bebidas alcohólicas destiladas o fermentadas, y en cualquier local o dependencia en que se expenda.

Esto demuestra que todavía hay estereotipos laborales, donde se asocia a la mujer como una persona débil, donde las tareas pesadas, solo pueden realizarlas los hombres, y donde parece que las mujeres solo realizan actividades relacionadas a la salud, enseñanza y trabajos domésticos, y esto se debe a que todavía no hay igualdad de oportunidades laborales en algunos sectores.

El techo de cristal sigue existiendo para las mujeres, esta brecha de género sigue vigente en muchos sectores, principalmente los de puestos jerárquicos más altos.

Puestos jerárquicos

Si observamos a nuestro alrededor, la mayoría de los jefe, gerentes y directores son de sexo masculino.

Aun, cuando las mujeres acceden a puestos jerárquicos y de mayor responsabilidad, se trata de gerencias con menores remuneraciones como, las de administración o recursos humanos, a diferencia de los hombres que suelen ocupar las gerencias financieras de ventas o productivas, mejor remuneradas

Todavía hay preconceptos, donde se cree que la mujer en algún momento de su vida será madre y pondrá foco solo en sus hijos y no tendrá interés de seguir creciendo en su carrera. Muchos piensan que al ser madre se acaba la carrera corporativa, entonces no permiten que ellas demuestren sus capacidades ni hagan carrera. Por otro lado, no se concibe aún que hay mujeres que no aspiran tener hijos y quieren crecer profesionalmente.

En el 2019 se sigue asociando a la mujer con Hogar-Familia.

Las mujeres y la maternidad

La maternidad marca un antes y un después en la vida profesional y obliga a la mayoría de las ejecutivas a repensar y adaptar su carrera.

En una encuesta realizada a mujeres por Bumeran los resultados mostraron que consideran el trabajo como un factor esencial en su vida, independiente de la decisión de tener un hijo. El 62,2% dijo que, si le dieran la posibilidad de elegir trabajar o quedarse en la casa cuidando a los hijos, decidiría trabajar de todas maneras. La cifra más alarmante que registró el relevamiento fue que casi la totalidad de las encuestadas (83.9%) siente que las oportunidades laborales se reducen al decidir ser madres. La mayoría de las mujeres encuestadas no considera que la maternidad sea una justificación para dejar de trabajar. Cuando se les preguntó si habían considerado reducir su jornada laboral luego de ser madres, el 65.1% respondió que volvió a su carga horaria habitual y solo el 6% afirmó haber dejado de trabajar completamente.

No todas las empresas colaboran y acompañan a las mujeres durante su maternidad. Hay derechos laborales que las mujeres tienen por ley, pero que no siempre se cumplen en el día a día. Todas las compañías deberían apoyar a las mujeres para que haya igualdad de género en el trabajo brindando: servicio de guardería, jornadas laborales más cortas, días por enfermedad por hijo, interrupción en la jornada laboral por lactancia, home office, entre otras alternativas.

Conclusión

Hasta que se deje de ver a la mujer como pasiva y dependiente de su hogar e hijos, no lograremos romper con el techo de cristal. Debe ser agenda de todos los gobiernos acortar la brecha salarial y de ocupación. Las mujeres presentan un mayor nivel de instrucción y de escolaridad que el alcanzado por los varones por lo cual demuestran tener todas las condiciones para poder lograr puestos jerárquicos y ocupaciones que hasta el momento parecen ser sólo de hombres. Se quiere igualdad no ventaja, además las empresas que tienen más mujeres en sus directorios tienen mejor desempeño que las tienen escasas o ninguna representante del sexo femenino, la formación de equipos mixtos, compuestos por hombres y mujeres, genera una visión más amplia a la hora de tomar decisiones estratégicas. La inteligencia compartida incrementa la productividad y favorece la formación de talentos, mucho más inclusiva y participativa. Está probado que las compañías diversas e inclusivas, son más innovadoras y creativas.

Fuentes:

https://www.clarin.com/sociedad/mujeres-camioneras-lanzaron-concurso-aprender-manejar-camiones-anotaron-800_0_4zvD56pl.html

https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/informe_ctio_documentodetrabajo.pdf

https://www.ambito.com/el-84-las-mujeres-cree-que-ser-madre-reduce-sus-oportunidades-laborales-n5060616

6 Respuestas a “EL INQUEBRANTABLE TECHO DE CRISTAL

  1. Me encanta este post! Es tan fuerte el prejuicio que se tiene sobre las mujeres solo por ser personas gestantes, que las empresas piensan en el prejuicio que les provocaría un posible embarazo, causando la ausencia de mínimo 90 días, pensar en un reemplazo, las salidas repentinas de sus puestos laborales por cuestiones que tienen que ver con sus hijos.
    Estuve un mes en búsqueda laboral y en 7/10 entrevistas, la pregunta sobre si tenia hijos o pensaba ser madre en el corto plazo se repitió en todas. Como si esto fuese un impedimento. Las mujeres nos formamos y esforzamos para lograr nuestros puestos deseados en paralelo a muchos de otros objetivos.

  2. Jesi, me encantó tu post. Sinceramente desconocía que aún en la actualidad existieran trabajos prohibidos para las mujeres. Realmente me impresionó mucho ese dato que brindaste. En mi experiencia personal, he tenido jefes de ambos sexos, pero, tal como mencionas en tu post, la mayoría fueron hombres; y, los altos puestos siempre son ocupados por hombres. Me parece muy triste que hoy en día siga existiendo este “techo de cristal” para nosotras, teniendo las mismas capacidades, mismos estudios e iguales ganas de trabajar y desarrollarnos como profesionales.

  3. Jesi me gustó tu post, primero me llamo la atención el titulo, creo que invita a averiguar de que se trata y después te encontras con un tema importante y que esta en auge hoy (por suerte). Creo que las mujeres comenzamos una lucha de la cual vamos a salir victoriosas pero para eso es importante transmitir esta información que haga dar cuenta a todos que no tenemos las mismas condiciones y que es injusto por donde lo miremos, si bien estamos en el camino correcto aún falta mucho.

  4. Jesi, como mujer profesional y madre te puedo decir que me encanto lo que compartiste. No sabia que aun existían trabajos prohibidos para las mujeres y por otro lado es cierto que el ser Madre genera rechazos en muchos sectores laborales. Muchas empresas me han desestimado en las entrevistas solo por ser Madre y considero que debería ser un punto que sume y no que reste, ya que las responsabilidades de una mujer, que encima es madre, supera cualquier grado de responsabilidad que pueda tener una persona de sexo opuesto o bien una mujer soltera. Más aún por la necesidad que tenemos las mujeres de mantener el nivel de vida y defender las necesidades de la familia, ya que muchas veces no hay más integrantes que puedan hacerlo.

  5. Me impactaron los datos que compartiste Jesi, aunque en muchos rubros aun es evidente la aunsencia de mujeres, verlo en datos concretos perecería evidenciar la aún mas la brecha. Creo que se ha transitado un largo camino y la mayoría de las empresas han adaptado sus discursos a esta nueva realidad, aunque lo que se dice sigue distando de lo que realmente se hace, y la mayoría de los altos cargos, suelen están ocupados por hombres.

  6. Excelente el post Jesi ! A veces parecería que en el mercado laboral cada día es menor la desigualdad en los puestos de trabajo entre hombres y mujeres, pero a mi me pasa en mi trabajo que cuando se realizan reuniones con jerarquías mas bien medias y altas, el 90% de esas reuniones están compuestas por hombres, y con los datos que vos describiste me queda mucho mas afirmada la idea de que aún nos queda un largo camino por recorrer para tener la misma fuerza que los hombres en el mercado laboral, aunque considero que cada día estamos menos lejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s