No dejes que nadie te diga que no puedes


Desde chicos nos han preguntado reiteradas veces que queríamos ser de grandes a lo que algunos respondían: ”quiero ser veterinaria”, “Bailarina” otros “quiero ser astronauta”, “quiero ser doctor”, solo bastaba con que nos hicieran la pregunta para que dejáramos volar nuestra imaginación. Luego los años pasaron y nos enfrentamos con la realidad de ser adultos, era necesario conseguir un empleo y/o estudiar una carrera universitaria o capacitarse ya sea por decisión propia o quizás no tan propia sino por estar influenciados porque es lo que se debe hacer y lo que nos fueron inculcando a lo largo de los años.

emprendedores

“Si no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos.” (Steve Jobs)

Para algunos siempre soñamos con tener nuestro propio negocio y ser nuestro propio jefe pero el tiempo fue pasando y cuando nos detenemos a pensar nos damos cuenta que quizás las decisiones que tomamos no nos están acercando a ese ideal que nosotros tanto queríamos para nuestro futuro. ¿Qué ocurrió?  Nos tratamos de auto-convencer y justificar de alguna manera el porqué de no haber realizado acciones para alcanzar nuestros sueños, le echamos la culpa al contexto económico, a la gente de nuestro alrededor, a nuestra pareja, a nuestros padres y al perro! Las causas de no estar encaminados hacia nuestros objetivos se lo atribuimos a factores externos en lugar de reflexionar sobre nuestros hábitos y nuestras acciones a lo largo de los años. Cuando empezamos a pensar de manera más profunda puede que nos demos cuenta que no estamos yendo por el camino adecuado que nuestra situación actual es así porque “se fue dando” pero no es lo que realmente nos gustaría hacer toda nuestra vida. Nos encontramos con que para llegar a nuestros ideales algunas veces  deberíamos renunciar a lo que estamos haciendo que es lo socialmente aceptado. Si queremos renunciar a nuestro trabajo estable para comenzar un emprendimiento o a ser autónomos sabemos que muy probablemente tengamos que pagar el precio de la crítica.  También es probable que nos lleguen comentarios que nos carguen de inseguridades, que “tiren abajo” tu idea, pero si nunca lo intentas siempre te quedaras con el pensamiento rondando en tu cabeza de qué hubiera pasado si lo hubieras intentado y la vida es demasiado corta para resignar tus sueños por las posibles críticas y el qué dirán.

      Cuando quieras emprender algo, habrá mucha gente que te dirá que no lo hagas, cuando vean que no te pueden detener, te dirán cómo lo tienes que hacer, y cuando finalmente vean que lo has logrado, dirán que siempre creyeron en ti” (Maxwell )

Por último dejo algunas preguntas para la reflexión personal

  • ¿Pensaste en lo que realmente quieres para tu vida?
  • Si lo pensaste ¿Te pusiste a pensar en un plan de acción que te conduzca a esa visión?
  • ¿Qué posición adoptas frente a los obstáculos que se te presentan? ¿Asumís la responsabilidad de tus acciones o te ubicas en posición de victima?
  • ¿Fuiste influenciado por tu entorno en las decisiones que tomaste?
  • Cuando no sabías como continuar ¿De qué manera accionaste? ¿Repitiendo las mismas acciones o buscando nuevas alternativas?
  • ¿Fuiste más allá de tu zona de confort o preferiste quedarte con lo “seguro”?
Anuncios

4 Respuestas a “No dejes que nadie te diga que no puedes

  1. Excelente reflexión Lu, creo que pararnos por un momento a pensar donde estamos y a donde queremos llegar es fundamental para reconocer que estamos haciendo hoy para alcanzar nuestros objetivos. La toma de conciencia es el principal elemento para dar el primer paso hacia el aprendizaje, además de comprometernos con nuestros sueños ya que la derrota no es el peor de los fracasos, no intentarlo es el verdadero fracaso.

  2. Lu me pareció excelente tu Post, creo que la mayoría de las personas son las que no están seguros de lo que hoy están haciendo, los que no están satisfechos y quienes no se animan ha jugarse por sus sueños.
    Creo que esto se debe a los miedos, ya que uno cuando se estanca en una zona de confort que si bien no es lo que soñabas hoy te sirve para vivir, la inseguridad de realizar un cambio es muy grande y nos juega en contra.
    Debemos ser conscientes de que si queremos un cambio debemos actuar diferente, nuestros sueños no van a tocarnos la puerta de casa, si no que debemos ir por ellos.

  3. “Si no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos” ¡Qué frase! Es verdad que la vida a uno lo va llevando por caminos que quizás no sean los que inicialmente fueron ideados. Las circunstancias van moldeando nuestras realidades laborales y académicas, pero una cosa es segura, nunca hay que dejar de soñar y luchar por aquello que realmente queremos. Frente a la adversidad, hay que ser resilientes, no quedarnos en nuestro zona de confort como Jesica explica en el comentario anterior y luchar para alcanzar eso que realmente deseamos.

  4. Ser víctima o protagonista. Podemos quedarnos echando culpas al afuera o hacer algo al respecto y tomas las riendas.
    Al fin y al cabo “la única forma de predecir el futuro es crearlo”
    Excelente post!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s