JOB CRAFTING: MOLDEÁ TU TRABAJO


Te levantas todos los días a la misma hora y aunque el apuro por no llegar tarde al trabajo te distraiga por un rato, no te quita la sensación de estar embarcándote en un déjà vu del día anterior. Rutina modo on.

La mayoría de las personas se encuentran inmersas en sus rutinas, sintiendo probablemente que no tienen la opción de poder modificar algo, aunque sea lo más mínimo, que les permita “gambetear” esa rutina y recobrar el interés perdido por el trabajo diario.

No tener la suficiente motivación por lo que se está haciendo afecta tanto la vida personal como la profesional. Es de gran importancia que las personas se sientan motivadas en su lugar y ambiente de trabajo para que puedan contar con las herramientas necesarias para sobreponerse a situaciones adversas y así transformar conflictos en oportunidades.

La motivación es un elemento fundamental para el éxito en el mundo empresarial, ya que de ella depende, en gran medida, la obtención de los objetivos de la compañía. Está claro que la disponibilidad de puestos de trabajo correctamente diseñados y con buenas condiciones, facilita la motivación de los empleados y reduce su nivel de estrés, pero en incontables ocasiones esto no sucede; además, es probable que no se tenga un jefe motivador, por consiguiente, la monotonía del trabajo diario se torna desalentadora; en estos casos, una posible solución es… ¡Job Crafting!

El Job Crafting, o construcción del trabajo, es una herramienta que permite dar un nuevo enfoque al puesto de trabajo a través del cambio proactivo y la adaptación a la forma de ser de cada persona, sus gustos y competencias, en otras palabras, los trabajadores modifican de forma independiente los aspectos de su trabajo para mejorar el ajuste entre las características del puesto de trabajo y sus propias necesidades, capacidades e intereses.

Si bien esta técnica puede parecer muy moderna, sus raíces se encuentran en las teorías del rediseño del trabajo de hace más de una década, las cuales, a su vez, se sustentan en los estudios sobre el impacto que tiene el diseño de los puestos de trabajo sobre la motivación y el bienestar de los empleados. No obstante, son las autoras Wrzesniewski y Dutton quienes en el año 2001 conceptualizan y etiquetan esta técnica bajo el nombre de Job Crafting.

Los ejes del cambio del Job Crafting son tres: cambio físico, cambio en el núcleo socio-afectivo (la gente con la que se trabaja) y finalmente, cambio cognitivo. En primer lugar, los trabajadores pueden realizar cambios en la forma, naturaleza, o número de tareas, por ejemplo, un empleado puede solicitar tareas que requieren nuevas habilidades, porque considera que su trabajo es monótono. En segundo lugar, los empleados pueden cambiar la calidad o cantidad de sus interacciones con otros en su ambiente laboral, por ejemplo, un individuo puede evitar establecer contacto con personas que considera problemáticas. Y en tercer lugar, un trabajador puede hacer un cambio con respecto a la manera en la que  percibe su trabajo.

Es importante destacar que el objetivo de este método es moldear las tareas cotidianas, no las funciones de un puesto, por lo tanto, el autoconocimiento, es el paso previo fundamental antes de aplicarlo: el empleado deber ser capaz de  detectar sus fortalezas, capacidades, destrezas y sus motivaciones e intereses; se pueden emplear diversidad de herramientas para lograrlo, como un análisis FODA propio, en el cual el empleado identifica sus debilidades y fortalezas, así como oportunidades y amenazas.

En este sentido, el Job Crafting, implica que el trabajador sea más consciente de lo que hace, que se adueñe de los procesos y agregue más valor.

Esta técnica conlleva a que el empleado deje de lado el papel de víctima y adquiera un rol protagónico en su trabajo, que sea una persona responsable, generadora, activa y con capacidad de modificar la realidad que lo rodea.

En definitiva, el Job Crafting deposita en el empleado el poder del cambio y la dirección de su vida profesional, en lugar de esperar a que sean otros (los jefes, compañeros, la empresa, o el azar) los que implementen los cambios que él necesita para ser feliz en su trabajo, y ello bajo la premisa de que la propia  felicidad depende en mayor medida de variables endógenas que de variables exógenas.

Para finalizar este post, dejo un link en el cual se muestra una planilla que refleja cómo aplicar la técnica del Job Crafting:

https://ocupa2.com/wp-content/uploads/2018/01/plantilla-tecnica-job-crafting-ocupa2.pdf

 

Bibliografía

“Metamanagement”, Fredy Kofman

Páginas Web

https://www.lanacion.com.ar/2079301-job-crafting-o-la-posibilidad-de-disenar-tu-propia-jornada-laboral

Anuncios

3 Respuestas a “JOB CRAFTING: MOLDEÁ TU TRABAJO

  1. Nico, me pareció muy interesante el enfoque “Job Crafting” al trabajo para romper con la rutina, No lo conocía con ese nombre así que agradezco la información. Tu artículo tiene muchos puntos de coincidencia con Stephen R. Covey y los círculos de preocupación y de influencia. Adhiero a la creencia que está en nosotros modificar ese aspecto del trabajo que muchas veces nos predispone mal reinventando en la medida de lo posible nuestra rutina. Esta actitud proactiva nos va a permitir mejorar nuestra calidad de trabajo y brindar lo mejor de nosotros, sin esperar, infructuosamente, que el cambio provenga de afuera.

  2. Nico, sinceramente desconocía esta técnica, pero me parece muy útil ya que creo que la mayoría de las personas trabajamos en ámbitos laborales rutinarios y bajo normas preestablecidas que no siempre son útiles a la hora de facilitarnos el trabajo. Considero que es interesante tener la libertad de diseñar nuestro puesto y conocerse a uno mismo, a fin de lograr identificar los factores que más nos motivan y los que no, y hacer especial foco en eso.

  3. Nico muy bueno el nuevo concepto que desarrollas, en el 3 er Habito de Covey habla de la Administracion del Tiempo dividiendo lo urgente y no lo urgente, por medio de cuadantes.
    Pero esto es algo disintito ya que le confiere responsabilidad y libertad a los individuos de organizar el tiempo con respecto a una tarea, en procesos de productivos lo veo un poco complejo pero en puestos de oficina orientado a resultados lo veo reflejado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s