Conocimiento Vs Inteligencia


Es un hecho comprobado que las organizaciones deben afrontar un constante desafío representado por lo cambios vertiginosos que suceden en el contexto.

Durante muchos años los estudiantes de la carrera Licenciatura en Administración de Empresas estudian y se preparan para aplicar los conocimientos adquiridos en diferentes áreas de la organización.

Los Licenciados en administración poseen conocimientos sobre marketing, producción, finanzas y recursos humanos entre otras áreas para hacer frente a los problemas que aparecen a diario en cualquier organización. Así como un maestro de escuela está preparado para afrontar situaciones “manejables” dentro del aula o bien un médico rural, gracias a sus conocimientos, puede atender tanto una urgencia humana como animal, un administrador debe hacerle frente y dar respuesta a un sin número de situaciones que se le presentan a diario. Es por esto que me pregunto: ¿son suficientes los conocimientos o son necesarios?

Desde el punto de vista de las contingencias, un enfoque situacional que los profesionales en administración crearon a mediados de la década de 1960 a partir de los acelerados cambios en el contexto organizacional, se trata de aplicar los conceptos tradicionales a los problemas reales. Ante variadas situaciones que se presentan es necesario aplicar un abanico de recursos, técnicas y herramientas que requieren de prácticas distintas combinadas con las habilidades de los analistas de diagnosticar y comprender una situación de manera absoluta.

Como el contexto ejerce cada vez más una mayor influencia en el comportamiento organizacional las habilidades del administrador serán fundamentales para no solo entender los cambios sino direccionar las acciones adecuadas para dar respuesta al medio ambiente. Las decisiones a tomar tendrán un alto componente cognitivo pero también intuitivo. Las organizaciones que logren un acople estructural poseerán una ventaja competitiva sobre el resto.

Las habilidades intuitivas requeridas por el administrador pueden desarrollarse a partir del ejercicio de la inteligencia emocional porque gran parte de las decisiones que a diario debe tomar son influenciadas en mayor o menor medida por las emociones. Como diría el Dr. Daniel López Rosetti “No somos seres racionales. Somos seres emocionales que razonan”

Nos referimos a la Inteligencia emocional como la capacidad humana de sentir, entender, controlar y modificar estados emocionales en uno mismo y en los demás.

El gran teórico de la Inteligencia Emocional, el psicólogo estadounidense Daniel Goleman, señala que los principales componentes que integran la Inteligencia Emocional son los siguientes:

1. Autoconocimiento emocional

Se refiere al conocimiento de nuestros propios sentimientos y emociones y cómo nos influyen y afectan en nuestro comportamiento, cuáles son nuestras fortalezas y debilidades.

Es importante no tomar decisiones cuando nos encontramos demasiado alegres y excitados, como si estamos tristes y melancólicos, las decisiones que tomemos estarán mediadas por la poca racionalidad.

2. Autocontrol emocional

Nos permite reflexionar y dominar nuestros sentimientos o emociones, para no dejarnos llevar por ellos ciegamente.

3. Automotivación

Enfocar las emociones hacia objetivos nos permite mantener nuestra atención en las metas en vez de en los obstáculos. Tenemos que valorar el ser proactivos y actuar con tesón y de forma positiva ante los imprevistos.

4. Reconocimiento de emociones en los demás (o empatía)

Las relaciones interpersonales se fundamentan en la correcta interpretación de las señales que los demás expresan de forma inconsciente, y que a menudo emiten de forma no verbal (un gesto, una reacción fisiológica, un ticnos puede ayudar a establecer vínculos más estrechos y duraderos con las personas con que nos relacionamos.

5. Relaciones interpersonales (o habilidades sociales)

Hay que saber tratar y comunicarse con aquellas personas que nos resultan simpáticas o cercanas, pero también con personas que no lo son tanto teniendo en cuenta que cualquier interacción se realiza dentro de un contexto determinado.

La Inteligencia Emocional nos ayuda a pensar en las causas que han desencadenado que otros se comporten de una manera particular que nos hace sentir de un modo determinado.

Por lo que para dar respuesta a la pregunta anterior los conocimientos son necesarios, pero vemos que no son suficientes, por lo tanto… Futuros administradores, ¡¡¡¡¡¡a desarrollar la inteligencia emocional!!!!!!

 

Fuentes:

Bibliografía:

Introducción a la Teoría General de la Administración. Idalverto Chiavenato. Bogotá, 1999.

Páginas web:

https://www.gestiopolis.com/la-teoria-situacional/

https://psicologiaymente.com/inteligencia/inteligencia-emocional

http://www.cocrear.com.ar/inteligencia_emocional/definicion_inteligencia_emocional.html

Anuncios

3 Respuestas a “Conocimiento Vs Inteligencia

  1. Sandra, es verdad que a lo largo de la carrera se adquieren muchos conocimientos que luego es necesario reforzar con otras habilidades interpersonales e inteligencia emocional. En mi opinión, ambas cosas se refuerzan y se necesitan mutuamente.
    Celebro que desde que Daniel Goleman hizo famoso este concepto, el estudio de los sentimientos y las emociones haya tomado auge. Las tensiones de la vida moderna, la gran competencia en el terreno personal y laboral, el estrés y la exigencia de un constante perfeccionamiento profesional, entre otros factores, contribuyen a alterar siempre nuestro estado emocional.
    Sería también interesante cuestionar hasta qué punto la inteligencia emocional (IE) es más importante que el Cociente Intelectual (CI) para determinar el éxito en la vida: tanto emocional como académico o laboral.

  2. Muy buen post Sandra. Tal como vos los planteas, es importante el desarrollo de la Inteligencia Emocional, ya que nos va a permitir, en primer lugar, tener un conocimiento sobre nosotros mismos, lo que queremos lograr, y a partir de esto, poder interpretar y “sincronizar” con las emociones, sentimientos y objetivos de los demás.
    Con respecto al comentario de Laura, según estudios llevados a cabo por Goleman, descubrió que los líderes que fracasaban tenían, casi siempre, gran pericia y alto Coeficiente Intelectual. Sin embargo, su Inteligencia Emocional era debil, tenían mucha arrogancia, le daban más importancia al “poder del cerebro” y tenían incapacidad de adaptarse a los cambios económicos y al trabajo en equipo. Así que creo que los dos son sumamente importantes, ambas cosas (las habilidades cognitivas y la inteligencia emocional) se necesitan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s