Poner el carro delante del caballo


Trabajo en análisis y desarrollo de sistemas informáticos desde hace casi veinte años.

Cuando hice esa carrera la teoría que me tocó aprender para lograr sistemas de excelencia se puede resumir en los siguientes siete pasos.

  1. Analisis
  2. Diseño
  3. Desarrollo
  4. Homologación
  5. Ajuste
  6. Implementación
  7. Mantenimiento

Los valores de Pareto 80/20 quizás son un poco extremos pero un 70/30 en mi experiencia personal creo que funciona a la perfección. Es decir Si dedicamos el 70% del esfuerzo a un análisis y a un diseño real – cuando digo real es con una investigación seria y con compromiso de los involucrados – todo el trabajo restante con un 30% se puede lograr.

Créanme, aplicado seriamente estos siete pasos las cosas funciona casi a la perfección, el problema sucede cuando las urgencias nos llevan a: acortar pasos,  saltearlos, hacerlos en paralelo, e incluso  intercambiarlos.

Tres problemas típicos:

Se elimina el análisis: Este es uno de los más habituales es decir, se realiza el diseño sin análisis previo. Esto provoca que en la homologación de los circuitos todo funcione a la perfección, ya que se homologa lo diseñado.

Los problemas aparecen cuando se implementa (en la jerga “cuando se pone en calle”) porque el diseño esta bárbaro pero no cumple con las necesidades del negocio.

Se elimina el diseño: Es decir se analiza y directamente se desarrolla, esto genera muchos supuestos ya que la función del diseño es pensar todas las posibilidades, al no existir este paso las posibilidades se transforman en las suposiciones de los desarrolladores. Trabajé mucho en desarrollo, los sorprenderían las cosas de importancia sobre las que tuve que suponer.

Los problemas aparecen primero en homologación ya que al no haber un diseño el homologador también supone. Esto genera un gran número de reuniones, charlas telefónicas  e idas y vueltas por mail, en fin es una lucha de suposiciones donde normalmente gana el más creativo. Pero a fin de cuentas, cuando se implementa en calle todo lo que suponíamos estaba mal.

Se elimina la homologación: Analizamos bien, lo diseñamos bien pero los tiempos nos apremian, por lo tanto lo desarrollamos de forma extrema. Hay que homologar pero no tenemos tiempo. Con mucha suerte se consigue que se controle solo una parte, el circuito principal, lo que se llama “probar el camino feliz”. Después se implementa.

Los usuarios (tipos jodidos si los hay) no van por el camino feliz, nunca lo hacen. Tardan segundos en encontrar fallas, es más lo primero que van a probar es dejarte todos los campos en blanco y apretar el botón aceptar o peor aún, cargan un cuit con 12 números y ni hablar de los que en un cuit te ponen una letra. Son malos lo sabemos, pero los que nos salteamos la homologación fuimos nosotros.


El mayor inconveniente cuando suceden estas cosas que les conté es que ya estás en producción. Las urgencias ahora sí que son serias ¿qué hacemos?

Echar culpas y buscar responsables, obvio. Pero más allá de eso emparchamos el desarrollo que está e implementamos nuevamente. Podríamos zafar pero normalmente por accidente rompemos algo de lo que funcionaba bien. Y así es como la gente de sistemas pasa sus días, arreglando y rompiendo cosas simultáneamente. No es fácil se los aseguro.

Ahora dejando las bromas de lado ¿cómo podemos evitar que esto ocurra?

Simple. Con una buena planificación y ahí es donde deben entrar los administradores de empresas.

Trabajando con una visión sistémica, negociando. ¿Y cómo logramos eso?

Como nos lo explicaron en la primera clase de la primera asignatura de la carrera “Teorías de la Administración”, es decir planeando, organizando, dirigiendo y controlando.

 

Anuncios

Una respuesta a “Poner el carro delante del caballo

  1. Gustavo,
    Este es un claro ejemplo de lo importante que es la gestión de calidad dentro de las organizaciones. Todo funcionaría mucho mejor si se implementaran controles de calidad en cada uno de los elementos del proceso de desarrollo de un nuevo sistema, y la organización se comprometiera con respetarlo. Lamentablemente, muchas veces en las organizaciones se da prioridad al “todo para ayer”, cuando se debería hacer énfasis en “lo mejor que podemos hacer, en el menor tiempo posible”. Más cuando estamos hablando de elementos que luego dan soporte a toda la operatoria.
    Por último, no he comprendido bien la relación con el diagrama ABC. Por lo que tengo entendido, en este modelo, un 20% de nuestros casos (o el 30% como lo aplicas al caso), representa el 80% de nuestros resultados representativos. Entiendo entonces que el del 30% de los pasos para la gestión de sistemas, que serían análisis y diseño, salen el 70% de los errores. Y por ende, nuestros esfuerzos deberían enfocarse en ese 30%.Es así?
    Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s