AUMENTO EN BEBIDAS: PROBLEMA Y (NO) SOLUCIÓN


La semana pasada, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, promulgo un proyecto de reforma tributaria que implicará subas en impuestos internos para bebidas con alcohol, incluyendo vinos, cervezas y sidras, y gaseosas azucaradas, la cual, según afirma el mismo, será de implementación gradual.

Según el proyecto, la alícuota del impuesto interno a los vinos y sidras subirá de 0 a 17%; de las cervezas del 8 al 17% y el champaña también de 0 a 17%.

El argumento del ministro se basa  en que estas bebidas son consideradas “no saludables” para la población y tienen costos para los consumidores y para la sociedad en su conjunto, porque demandan un mayor gasto en Salud Pública.

¿Es esta una solución al problema de base o simplemente es una solución sintomática? ¿Llevará esta medida a una concientización saludable por parte de la sociedad o sólo es cuestión de intereses? ¿Cuál es el verdadero objetivo? ¿Son los impuestos una solución a tan importante problema?

Muchos asignamos hoy en día una relación directa entre el azúcar o el alcohol y la obesidad,  u otras patologías.  Si bien las bebidas que contienen estos ingredientes ayudan a estas enfermedades presentes en la comunidad,  no son más que un factor de riesgo  entre tantos otros.  Existen otras cuestiones que pueden resultar más  relevantes en la incidencia de estas patologías y que requieren urgente regulación del Estado no sólo por el gasto en Salud Pública: la apología en publicidades en medios masivos de comunicación,  falta de campañas de concientización, comunicación, educación en alimentación saludable, etc.

Todo esto  nos lleva a replantearnos si el verdadero objetivo de este proyecto es la tan nombrada “SALUD PUBLICA”, o estamos hablando de otro tipo de intereses.

El ejemplo de éxito que con mayor frecuencia se cita es el de México, que en enero del año 2014 comenzó a tasar con un 10% las bebidas con azúcar, ¿funciono? a corto plazo, sí. Durante el primer año, las ventas de estas bebidas cayeron un 12%. Este efecto fue mayor en los hogares con menores ingresos llegando a registrarse caídas de hasta el 17%. Y el consumo medio en 2015 era de 137 litros. Aún es pronto para tener datos de otras experiencias, pero según se rumorea las tendencias son similares. Lo que, según los autores, también permitirá ahorrar una gran cantidad de dinero a la seguridad social pública.

Lo que no se dice es que en el caso de México, un impuesto similar al que se está proponiendo significó el cierre de más de 30,000 pequeños comercios, y la industria estima que podría replicarse el caso en Argentina.

En nuestro país, existe la percepción generalizada de que este proyecto, tiene  una vocación más económica que social y que Como siempre los intereses económicos están por sobre la salud de la población.

Respecto a esta creencia, considero  que si bien es una buena primera medida para disminuir el consumo, si ésta no va a acompañada de otras  como ser : la toma de conciencia de la población, la educación sobre el tema, el recorte publicitario de estos productos, el cumplimiento de las leyes para la venta de bebidas alcohólicas a menores en bares, boliches, etc.,  no se van a generar cambios importantes a mediano y largo plazo.

En Argentina según cifras oficiales, la edad de inicio de consumo de alcohol es a los 13 años. Este gravamen sin estar acompañado de otras medidas, a mi parecer, no va a modificar la ingesta de la misma, o la obesidad a largo plazo, sino a generar un “desplazamiento de la carga”, generando quizás resultados cortoplacistas, sin tratar a fondo la problemática.

En fin, a mi parecer los impuestos no son suficientes para frenar el problema.  Se necesita invertir en educación, en programas de concientización social, en controles en cuanto a su venta y marketing, promoviendo de manera consistente hábitos saludables en la población.

 

Bibliografía

La quinta disciplina, Peter Senge

https://www.infobae.com/economia/2017/11/01/una-suba-de-impuestos-a-vinos-cervezas-y-gaseosoas-podria-trasladarse-a-precios/

https://www.clarin.com/economia/impuestos-gaseosas-cervezas-vinos-espumantes-espirituosas_0_HyY3o3XAb.html

https://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-306760-2016-08-13.html

Anuncios

Una respuesta a “AUMENTO EN BEBIDAS: PROBLEMA Y (NO) SOLUCIÓN

  1. Sol, muy buen post! Buena relación de temas y claro el ejemplo de la política implementada en México.
    De acuerdo con que si la medida no va a acompañada de otras no se van a generar cambios importantes a mediano y largo plazo. No se soluciona el problema fundamental, todo es sintomático y se genera el famoso desplazamiento de la carga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s