La inteligencia Emocional –  Autor: Daniel Goleman


La inteligencia emocional

Autor: Daniel Goleman

En este libro Daniel Goleman lo que desarrolla es un nuevo concepto que es la inteligencia emocional que nos permite tomar conciencia de nuestras emociones, comprender los trabajos, incrementar nuestra capacidad de empatía y nuestras habilidades sociales. El libro plantea como uno debe manejar las emociones durante su vida y ejemplifica casos de la realidad. Nosotros lo vamos a enfocar como influye manejar la inteligencia emocional en el ámbito laboral.

Daniel Goleman intenta descubrir que factores determinan las marcadas diferencias entre un trabajador estrella y cualquier otro ubicado en un punto medio. Estas diferencias radican de un conjunto de habilidades que las ha llamado INTELIGENCIA EMOCIONAL, entre las que destaca autocontrol, el entusiasmo, la empatía , la perseverancia y la capacidad para motivarse a uno mismo. El destaca durante el desarrollo de este libro que estas habilidades emocionales son capaces de aprenderse y perfeccionarse a lo largo de la vida con métodos adecuados.

El cerebro Emocional

Las emociones son de procedencia biológica y conforma nuestro espectro emocional lo que le dio al ser humano la supervivencia como especie, la emoción constituye un impulso que nos moviliza a la acción. El cerebro emocional desarrolla un conjunto de disposiciones o habilidades que nos permite, entre otras cosas, tomar las riendas de nuestros impulsos emocionales, comprender los sentimientos más profundos de nuestros semejantes, manejar amablemente nuestras relaciones o dominar esa capacidad para que en nuestro ambiente laboral, personal o educacional podamos desarrollar habilidades para afrontar problemas, situaciones estresantes, etc.

La naturaleza de la inteligencia emocional

Goleman plantea que uno debe conocerse a si mismo para poder conocer su inteligencia emocional ya que el conocimiento personal nos da la inteligencia para afrontar problemas y situaciones conflictivas por su sentido común e intuitivo. Enumera 5 esferas principales de la inteligencia emocional:

  1. Conocer las propias emociones
  2. Manejar las emociones
  3. Las propias motivaciones
  4. Reconocer las emociones de los demás
  5. Manejar las relaciones

Las habilidades emocionales no solo nos hacen más humanos, sino que en muchas ocasiones es una condición fundamental para el despliegue de las habilidades que suelen asociarse al intelecto. A Continuación, desarrollaremos muchas de las habilidades vitales que nos permiten llevar una vida equilibrada, como la capacidad para tomar decisiones, que nos exigen permanecer en contacto con nuestras propias emociones.

1 Habilidad: Autocontrol, Conócete a ti mismo

Esta habilidad se debe desarrollar para poder controlar la capacidad de contener el exceso emocional. Estos excesos pueden provocar muchos inconvenientes en los ambientes laborales y personales por lo que es muy importante saber reconocerlos y controlarlos ya que pueden afectar la vida profesional y la salud mental de la persona que lo padezca (depresión, stress, etc). Goleman recomienda realizar actividades agradables que nos brinde alguna clase de distracción.

La gente suele adopta estilos característicos para responder y enfrentarse a sus emociones como:

  • Consciente de si mismo: Consciente de sus humores en el momento que lo tienen, su claridad con respecto a sus emociones puede reforzar otros rasgos de la personalidad.
  • Sumergido: Se trata de personas que a menudo se sienten empapadas de sus emociones e incapaces de librarse de ellas.
  • Aceptados: Estas personas reconocen sus humores y tienen tendencia a aceptarla y no tratan de cambiarlo.

2 Habilidad: El entusiasmo

Las emociones son poderosa influencia sobre todos los aspectos de la vida de una persona, la habilidad de un individuo para manejarlas actúa como un poderoso predictor del éxito en el futuro, el entusiasmo debería ser la aptitud maestra para la vida ya que nos brinda la posibilidad de enfrentar las situaciones de otra manera. La capacidad de pensar, de planificar concentrarse, solventar problemas, tomar decisiones y muchas otras actividades cognitivas de la vida pueden verse afectadas en forma favorable o desfavorable por nuestras emociones, el saber controlarlas puede marcar el éxito en nuestra vida profesional o personal.

En cuanto al entusiasmo y la habilidad para pensar de forma positiva así como el optimismo son actitudes que impide caer en la apatía, la desesperación o la depresión frente a las adversidades lo que nos da en el trabajo una ventaja competitiva al momento de enfrentar situaciones adversas y poder determinar la eficacia de nuestros esfuerzos.

3 Habilidad: La empatía

La empatía es capacidad de percibir la experiencia subjetiva de otra persona, es ponerte en la piel de los demás. Esta capacidad entra en juego en una amplia gama de situaciones de la vida, que van desde las ventas hasta la dirección de empresas, pasando por la política, las relaciones amorosas y la educación de los hijos. Muchas personas no tienen la capacidad de expresar con palabras lo que les pasa, pero si lo hacen mediante gestos o actitudes que en muchos casos son formas de manifestar sus estados emocionales. Aquellas de personas que no tengan empatía pueden fracasar en el logro de los objetivos en común, según varios estudios psicológicos la empatía se puede desarrollar durante nuestras vidas.

Inteligencia emocional para el trabajo

Uno de los factores más importantes para poder tener éxito en una carrera profesional dentro de las organizaciones es poder trabajar y manejar nuestra inteligencia emocional. Una persona que carece de control sobre sus emociones negativas podrá ser víctima de una furia emocional que le impida concentrarse, recordar, aprender y tomar decisiones con claridad. El precio que puede llegar a pagar una empresa por la baja inteligencia emocional de su personal es muy alto.

El tiempo de los jefes competitivos y manipuladores, que confundían la empresa con una selva, ha pasado a la historia. La nueva sociedad requiere otro tipo de superior cuyo liderazgo no radique en su capacidad para controlar y someter a los otros, sino en su habilidad para persuadirlos y encauzar la colaboración de todos hacia unos propósitos comunes.

En un entorno laboral de creciente profesionalización, en el que las personas son muy buenas en labores específicas, pero ignoran el resto de tareas que conforman la cadena de valor, la productividad depende cada vez más de la adecuada coordinación de los esfuerzos individuales. Por esa razón, la inteligencia emocional, nos permite implementar buenas relaciones con las demás personas, es un capital inestimable para el trabajador contemporáneo.

Los trabajadores “estrella” de una organización suelen ser aquellos que han establecido sólidas conexiones en las redes sociales informales y, por lo tanto, cuentan con un enorme potencial para resolver problemas, pues saben a quién dirigirse y cómo obtener su apoyo en cada situación.

Por otra parte, y de forma más general, la eficacia, la satisfacción y la productividad de una empresa están condicionadas por el modo en que se habla de los problemas que se presentan. Aunque muchas veces se evite hacerlo o se haga de forma equivocada, el feedback es esencial para potenciar la efectividad de los trabajadores. Cuando el feedback es negativo hay que saber manejar el mensaje para no fastidiar a la otra persona, pero siempre se debe ofrecer un buen feedback, ser concreto, ofrecer soluciones y ser sensible al impacto de las palabras en el interlocutor.

El manejo de la inteligencia emocional nos ayuda a formar equipos con heterogeneidad emocional lo que nos brinda en un contexto tan cambiante ventajas competitivas en el mundo laboral.

Para manejar tus emociones y poder controlar tus impulsos se debería seguir los siguientes pasos esquematizados en un semáforo:

LUZ ROJA:              1 –  Detente, cálmate, y piensa antes de actuar.

LUZ AMARILLA    2 – Cuenta el problema, y di como te sientes.

                                 3 – Propone un objetivo positivo

                                4 – Piensa una cantidad de soluciones.

                                5 – Piensa en las consecuencias posteriores.

LUZ VERDE           6 – Adelante, y pon en práctica tu plan

Conclusión

Elegí este tema en mi primer blog porque considero que la inteligencia emocional es factor muy importante en el nuevo mundo organizacional en cual esta continua mutación, donde cada vez hay más desafíos que enfrentar en los cuales nos piden respuestas más rápidas y eficientes.

Hoy las grandes empresas están buscando que su personal tenga un equilibrio entre lo personal y lo profesional para poder lograr una mayor productividad.

Para conseguir una excelente carrera profesional dentro de cualquier organización hoy en día no basta la capacidad técnica, sino que debemos desarrollas la inteligencia emocional para lograr mejores resultados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s