“USAR EL OVEROL PARA APRENDER”


Pedro Stivalli de 46 años es socio y director de la empresa ADEZAN, fábrica de embalaje industrial y servicios de logística con sede en Santana de Paraíba – Sao Paulo/Brasil.

Un día, en una de las tantas reuniones con sus ejecutivos, propone infiltrarse en la empresa y poder recorrerla, con el objetivo de corroborar lo que tenía en mente y poder  realizar ajustes necesarios que permitiera una mejora continua. Para ello deberá de recabar material que arrojen información, como así también  exponerse a la posibilidad de escuchar de boca de los operadores las cosas que como director nunca esperó escuchar aunque sea de golpe bajo. Era el momento de someterse al experimento, a un “entrenamiento” supervisado por sus propios empleados por un lapso de 7 días. Tomará el rol de un operario  recién contratado y rotará por 4 sectores diferentes para poder entender los procesos en las distintas áreas que “supone” la existencia de desvíos.

Disfrazado se hace llamar “Eduardo”, corriendo el riesgo de ser reconocido, busca la forma de formar parte de los diferentes equipos de trabajo en los distintos procesos de producción.

Pasar de la dirección general a la línea de producción no es tarea fácil. Y menos para un directivo. Para descubrir los problemas dentro del área de producción, escucha las sugerencias realizadas por aquellos que no tienen voz y no tienen la posibilidad de ser tenidos en cuenta. En la firma trabajan 1.200 operarios que se distribuyen en 26 sucursales que operan en todo el país. A los 30 años Stivalli ocupó el cargo de ingeniero de proyecto de una multinacional y a los 38 se transformó en empresario.

El primer desafío fue Almacén de Puerto Seco, ubicado en Sao Paulo, instalaciones que se encarga del armado de los containers con destino a distintas partes del mundo que son transportados en barcos. Observó que Marcos, líder de logística, enseña a Eduardo, un supuesto novato trasladado de la sucursal de Manaos, como armar la carga y el ensamblado interno de los mismos. Descubre en Marcos, la importancia de ser líder en su sector y su constante preocupación por el personal a su cargo.

Luego de pasar por Almacén, sigue su expedición por el sector de despacho de los containers, y descubre que el sistema informático que el directivo oportunamente idealizó y formalizó su instalación no está en pleno funcionamiento y los registros de despacho son llevados en formularios, a lo que Eduardo, sin hacer llamar la atención, molesta al saber de la inutilidad del sistema. Esto situación incómoda al director de la empresa, que mientras “cumple” con los registros de salida del transporte detecta en quienes tienen la responsabilidad del despacho la “falsificación” de los horarios de pernote y partida de la logística. Concluyendo en su análisis, la pérdida de tiempo y de costos que representa el detalle observado. El operario desconocía la importancia de registrar tal actividad y los datos adulterados eran fuente de entorpecimiento del proceso de logística y distribución del producto.

Mientras continua su estadía en el corazón de la empresa, conoce en profundidad a sus empleados y sus problemas. Descubre que nada estaba como el imaginaba, y sus desfavorables supuestos estaban cada vez más cerca.

Por otro lado, operarios en la manufactura de cajas de embalaje implementan ideas novedosas que mejoran los procesos y reducen los costos aumentando el nivel productividad en los servicios.

Pero la sospecha se circula por la empresa. Y gracias al analista de materiales quien con discreción descubre su identidad, Eduardo con reserva continúa la “supervisión”. Esta vez siendo las 22 hs, en el tercer turno de trabajo en el Centro de Distribución y Logística, con el objeto de evitar contacto masivo, observa cómo funciona el personal a cargo de la seguridad de las instalaciones y del personal, cumpliendo las normas con rigurosidad ante cualquier situación anormal.

Aprende los procesos de almacenamiento y catalogación de los productos. Al manipular el sistema de digitalización y escaneo que controla el almacenaje precisa que hay datos que no es necesario procesarlos. Siendo él mismo quien llevó a cabo la innovación e implementación para un mayor control del sector. Afirmó que el uso particular de esa herramienta tecnológica no persigue una secuencia lógica de la información.

Diferencia notoria entre la determinación de un sistema por parte de la dirección de la empresa y su aplicación y su uso en el nivel operativo. Detecta en el sector de e-commerce la reducida disponibilidad de espacios en los depósitos y resguardo de insumos, tampoco para el personal.

Una vez finalizado el séptimo día, siguiente jornada laboral, ya sin disfraz, retomando su verdadera función, convoca a una reunión del directorio para empezar a trabajar con urgencia y énfasis sobre las áreas con las falencias detectadas, proponiendo realizar cambios para un mejor funcionamiento.

Gracias a su plantel de trabajadores, diseñó un programa organizacional para premiar a los operarios quienes expresen nuevas y buenas ideas que permitan mejorar los procesos.

Ante todo, priorizar las relaciones humanas, y colocarse el “overol” para poder entender el significado de lo sucedido. Cuán importante es conocer el desempeño de la línea “horizontal” y aprender de ellos, quienes son los verdaderos protagonistas que día a día realizan su labor para salir adelante con la empresa.

El caso da cuenta que tan desconectados están los ejecutivos de los empleados. Toda innovación, por más vanguardista lo sea, requiere de la intervención del sector o al menos, previamente apoyarse en quienes supuestamente lo van a operar y en tal sentido, si es viable su aplicación.

Chris Algyris, cita que los profesionales, en su mayoría, altamente capacitados, son generalmente muy buenos aprendiendo por círculo simple, no cabe dudas. Pero el cumulo de acreditaciones académicas, no lo es todo. Son ineficientes para aprender por círculo doble.

La carga de conocimientos y de técnicas no hace y no forman buenas personas. Por sobre todas las cosas, hay que trabajar en la empatía, cualidad que enaltece a un buen líder, conocer las cualidades humanas básicas prevalece sobre las técnicas profesionales carentes de emociones y sentimientos. Es necesario tener humildad y trabajar en ellos para incorporar valor y motivación a los empleados, que sientan que son útiles, felices y tomen conciencia del sentido de desempeñar una actividad laboral que dignifica y autorrealiza al hombre. Tarea difícil para quienes conducen y administran la organización. Realmente, mucho por hacer…

Fuente:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s