Asertividad Empresarial


asertividad

Es uno de los enfoques empresariales más modernos, asociado a un sistema de dirección y gestión basado en habilidades sociales como la buena comunicación, la decisión, el liderazgo y la confianza.

La asertividad está estrechamente relacionada con elementos esenciales que deben desarrollar los líderes dentro de una organización. Dichos elementos son la confianza, la autoestima, la verdad, el sentido de la oportunidad, la responsabilidad y la justicia.

La principal herramienta de la asertividad es la comunicación. Es fundamental que los líderes se relacionen con su equipo de trabajo de manera directa, honesta y eficaz.

Existen indicadores básicos a través de los cuales se puede medir el nivel de asertividad, se tratan de prácticas o actitudes cotidianas que define el papel de cada uno de los integrantes del mapa organizacional:

Orientación activa: Es saber analizar las metas del trabajo y los pasos necesarios para conseguirlas. Ser asertivos es saber a dónde vamos. A demás implica una conciencia del talento que cada uno posee y el de los demás para poder implementarlo al servicio de los procesos.

Capacidad laboral: La asertividad también puede medirse en función de factores como la disciplina, la concentración, los buenos hábitos y el dominio propio. Son indicadores que hablan de que tan capacitada se encuentra una persona para realizar las tareas y cuál es su disposición natural ante ellas.

Control de ansiedades y temores: Las personas con reacciones emocionales excesivas no encajan dentro del enfoque asertivo. Hablamos de emociones como el miedo, la frustración, la irritabilidad, la desconfianza, entre otras. Cuando no existe un manejo equilibrado de estás, tiene repercusión inmediata en el rendimiento y la realización de los valores. Las personas asertivas las canalizan hasta ponerlas a su favor.

Relaciones interpersonales: Es un elemento fundamental de la asertividad. Es lo que define al modelo asertivo, se combina en este caso con el respeto hacia los otros. Una buena parte de los despidos se debe a la falta de entendimiento con las personas que nos rodean. El trabajador asertivo sabe comunicarse con los otros, no importa si son subordinados o directivos, sabe decir “no” cuando es necesario, sabe pedir favores y hacerlos sin que ello suponga vínculos de dependencia o poder.

Capacidad negociadora: Se trata de la capacidad directiva por excelencia. Negociar implica llegar a acuerdos, pactos y concesiones. Es una práctica para la que debe conocerse a profundidad las características de la sociedad o del entorno en el que se opera, siempre dentro de los márgenes del respeto y la confianza hacia el otro.

Por otro lado es esencial de tener la capacidad de detectar y realizar acciones sobre perfiles de trabajadores que se oponen al modelo asertivo. Que son el encasillado, el que se pasa inadvertido, el difícil, el indisciplinado, el que se deja explotar, el desconfiado, el que se cree la víctima, entre otros. Pero no solo se debe saber  identificarlos, sino también gestionar la actitud que predomina en ellos y convertirlos en trabajadores asertivos. En este sentido, se debe conocer de cerca a los equipos de trabajo, las habilidades y expectativas que los definen.

La clave para que el modelo asertivo encuentre arraigo en un esquema organizacional está en la práctica que se asuman. Un clima organizacional improvisado, caótico y sin objetivos puede ser reconducido a través de acciones puntuales como las siguientes:

Incentivar las actividades integradoras: El coaching empresarial, por ejemplo, es una buena opción para redefinir las dinámicas de grupo.

Plantear situaciones de conflicto: Activa a los trabajadores a buscar soluciones y estrategias de beneficio colectivo.

Generar compromisos puntuales: Es preciso que los miembros de los equipos asuman con responsabilidad el proceso.

Destacar a los trabajadores más asertivos: Dar un incentivo a las personas más asertivas, para transmitir a los demás y que adquieran la misma actitud en el trabajo el resto.

El modelo asertivo, me resulto muy interesante ya que me permitió pensar en mi forma de relacionarme con los demás y mis actitudes a la hora de encarar mis tareas laborales. Voy a poner en práctica y de hacer todo lo posible para mejorar aquellos aspectos internos, conductas y formas de relacionarme que son necesarias y fundamentales para poder crecer en nuestro lugar de trabajo. Todas las personas y no únicamente un líder es fundamental que desarrolle el modelo y lo ponga en práctica. Es un modo de superar esos obstáculos como el miedo, la vergüenza, el decir “no sé”, no utilizar la creatividad, no colaborar con nuestros compañeros y un conjunto de características y acciones que nos limitan. Que no nos permiten generar esa sinergia en el equipo de trabajo para alcanzar los objetivos planteados. Creo que la asertividad nos permite mejorar cada una de nuestras limitaciones y poder crecer tanto como personas y profesionalmente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s