Cambia, todo cambia


El cambio en las empresasComo dice la canción de Mercedes Sosa, cambia todo cambia. Cambia lo superficial, cambia también lo profundo, cambia el modo de pensar, cambia todo en este mundo. Cambia el clima con los años, cambia el pastor su rebaño, y así como todo cambia, que yo cambie no es extraño.

Sin embargo, generalmente, a pesar de ser algo habitual, y que día a día enfrentamos, nos sigue dando miedo cambiar, tal vez por la incertidumbre que producen los cambios, quizás por la costumbre o por no saber si vamos a poder estar a la altura. Buscamos estabilidad y situaciones sencillas, pero la realidad es que vivimos en un mundo complejo y hay que enfrentarlo.

Entre tanta complejidad, hay algo que está claro, todo cambia, y por lo tanto tenemos que acostumbrarnos a cambiar. Tarde o temprano hay que cambiar, yo considero que es mejor hacerlo temprano. Es preferible anticiparse a los cambios y que no nos tomen por sorpresa. Es una cuestión de actitud, más que de aptitud. Es importante tomar una actitud proactiva, como propone Stephen Covey en “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”.

Los cambios pueden generarnos una realidad insatisfactoria, pero como explica Kofman, esta insatisfacción es el punto de partida para llevar a cabo acciones que nos lleven a alcanzar la visión de futuro deseada. A partir de estas acciones vamos a lograr un nuevo aprendizaje.

A modo de conclusión, considero, que antes de poder llevar a cabo cambios a nivel organizacional, ya sea que nos toque ser encargados de plantearlos, como gerentes, o ponerlos en práctica en cualquier otro puesto de la organización, primero es fundamental entender la importancia de estar dispuesto a cambiar, y la necesidad que nos plantea el entorno de tener que hacerlo para sobrevivir. Si no podemos enfrentarnos a los cambios en la vida personal, tampoco podremos llevarlos a cabo en las organizaciones.

Anuncios

Una respuesta a “Cambia, todo cambia

  1. Sebas, es muy bueno el post, la ídea de cambio asusta un poco a veces, pero es la única forma de salir de nuestra zona de confort y animarnos a superarnos a nosotros mismos. Como vos bien decis, primero debemos empezar por nosotros mismos los cambios y luego pasar al cambio dentro del rol que nos toque en una organización; pero también tener en cuenta lo que dice Argyris cuando habla de las rutinas defensivas que pueden presentar los demás ante la propuesta de cambio, como también poder analizar nuestra propia responsabilidad en nuestro accionar, antes de implementar un cambio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s