¿Es mi padre ó mi Jefe?


ellosyellas_article_1d08d6f4d3977d57e6cafbad91502b77_jpg_946x400_90_9108
Un tema que siempre ha estado presente en la actualidad de las llamadas Empresas familiares es comenzar a incorporar al trabajo diario a los hijos/as de los dueños
de la organización y la preparación para ser los herederos de la empresa y futuros dueños de la misma.

Trabajar con el padre es una situación que, a simple vista, pareciera estar repleta de ventajas y licencias. Si bien muchas veces se cumple esa premisa, los roces diarios alejan esa imagen de paraíso laboral y dejan sus secuelas en el plano personal.
Sin embargo Muchos profesionales(hijos/as) toman la decisión de trabajar bajo las órdenes de su padre en la empresa que este mismo constituyó. Esto se puede deber a que siguieron la misma profesión que su padre o porque deben continuar con el legado familiar. Laboralmente, se podría afirmar que esta es una buena opción para el hijo trabajador, pues desde antes de dejar la universidad ya tiene el puesto asegurado.
Sin embargo, hay que ser muy valiente para animarse a trabajar con su propio padre/madre.

Esto se puede deber a que en la mayoría de los casos el padre siempre se sentirá un ente protector cuando está frente al hijo, y llevará las conductas de casa a la oficina.
Será, con mucha facilidad, un jefe que regañará a su empleado/hijo como si se tratara de un adolescente. Entonces, el ejecutivo joven pasará a tener derecho a todo y ninguna obligación o, por el contrario, será el empleado al que más se le exija.

La psicólogía recomienda que para evitar la primera situación, el hijo debe hacerle ver al padre que no es un superhéroe y que aunque parezca que lo está favoreciendo, a larga solo le está haciendo daño. Y segundo , el hijo debe demostrarle al padre que sabe trabajar igual o mejor que el resto de los empleados.

Ventajas de ser el hijo/a del dueño:

A la relación familiar se le puede dar la vuelta y sacarle provecho, debido a que el hijo y el padre se tengan una gran confianza y se conozcan a la perfección puede ser muy favorable para ambos al momento de negociar.  Por ejemplo saber que el padre está agobiado  porque se frotó muchas veces la cabeza durante una conversación o darse cuenta de que el hijo no está tomando importancia a la conversación porque está asintiendo a todo o esta distraído, son detalles que solo los identifican quienes han compartido por años una misma casa.

El hijo/a no teme ser echado por su jefe /padre (estabilidad laboral), como si estuviera en otra empresa, ademas de tener otros tipos de beneficios o contemplaciones que los demás empleados no poseen , como ser: salir antes de horario,manejar sus tiempos y vacaciones, que el tiempo de almuerzo se extienda, poder “almorzar con el jefe libremente”, trabajar en los sectores de preferencia dentro del negocio, conocer los movimientos y decisiones principales de la empresa antes que cualquiera, etc.

Además, a la hora de discrepar con el padre, el hijo argumenta sus ideas con mayor confianza que al estar frente a un jefe desconocido. Si cree que la causa vale la pena, puede ser hasta incisivo y no permitir que nadie baje la guardia. Ese coraje solo lo tiene el hijo del dueño, quien no teme ser despedido.

Un buen recurso para trabajar productivamente bajo las órdenes paternas es sacar provecho a la confianza familiar, sin trasgredir el campo laboral.

El padre/dueño puede considerar que con sus hijos, puede confiar totalmente y trabajar con la total seguridad de no ser defraudado, esto se debe a trabajar en familia cuando existe un ambiente de cordialidad, cariño y respeto (no siempre se da de esta manera).

Desventajas:

En muchos casos desde que el Hijo/a llega a trabajar a la empresa del padre, los compañeros de trabajo obvian su nombre y entre ellos empiezan a llamarlo “el hijo/a del jefe”.Esto es, sin duda, el inicio de un gran problema de interrelación social; que lo llamen únicamente así significa que los trabajadores ven a ese hijo como una extensión del padre.
Es decir, creen que no está en la empresa por méritos propios o por carrera y, lo que es peor, piensan que no tiene una propuesta laboral diferente a la de su padre. Por lo tanto, hijo/a no llegará a crear verdaderos lazos laborales y, en el caso de liderar alguna jefatura, con dificultad logrará infundir real respeto. Por lo cual se puede decir “que te teman, no significa que te respeten”.

Otra de las situaciones que se pueden generar , es que el dueño no le de el lugar que su hijo necesita, es decir por ejemplo: No toma enserio su opinión o la desmerece, lo maltrata o “regaña”al hijo/a enfrente de los demás empleados, le quita autoridad, no deja que se imponga ante los trabajadores, etc. generando que el personal no lo vea como un “jefe mas” sino que no le tiene ni el mínimo de respeto ni reconocimiento de autoridad.
Muchas veces el hijo es “obligado” a estar o trabajar en la empresa , solo porque el padre desea que sea su sucesor dentro de la mismas pero en realidad el hijo quiere dedicarse a otra actividad, por lo cual realiza sus tareas a desgano, por obligación , sin tener un mínimo interés, incluso haciéndolas mas a propósito, teniendo como consecuencia un mayor desgaste de energía del dueño, mayores gastos por un “empleado” que no cumple con su función o no sirve para el puesto, e incluso generándole perdidas a la empresa.

Tambien se debe tener en cuenta el temor o miedo que los herederos pueden tener de  ocupar el lugar del dueño en un futuro y la responsabilida que eso conlleva. Incluso temiendo no poder mantener el exito logrado por su padre, lo cual le genera una gran presion emocional/laboral a los hijos/as del propietario de la empresa.

Lo que se sugiere es que el hijo del dueño se preocupe por demostrar su profesionalismo, la calidad de su trabajo y, sobre todo, su independencia, par intentar lograr que no lo vean solo como un acomodado del padre. Para lograr esto último es necesario que el hijo no demuestre mucha familiaridad con el padre. Es decir, “que no se sienta el hijito de papá dentro de la oficina”. Decirle ‘pa’, hacerle escenas en público o llevarle los nietos constantemente a la empresa y hacer de la oficina de gerencia una guardería, no lo pintarán como un profesional muy pulcro.
Además: Jamás debe decir a los compañeros de trabajo o empleados: ‘Mi papá dice o mi papá quiere’. Esto se debe cambiar por frases como, “Creo que lo que plantea el gerente es viable y propongo ponerlo en marcha”.

Algunos consejos para mantener las relaciones familiares fuertes tanto dentro como fuera de la oficina incluyen:

1. Desde el inicio, dejar en claro las principales responsabilidades de padre e hijo (e incluso dejarlo por escrito).
2. Comunicar a tiempo y a menudo cualquier tema personal o relativo al trabajo que pueda causar tensión.
3. Dar espacio físico a cada uno para no sentirse presionado o controlado todos los días.
4. Llamarse por sus nombres propios, no apodos, cuando estén en la oficina para crear un ambiente de profesionalismo.
5. El padre debe mantener la frescura alentando a su hijo a separar los intereses personales.
6. saber separar lo laboral de lo familiar.
7. No dejar llevarse por lo emocional sino por lo racional.
8. Intentar hacerse respetar e imponerse ante los demás , para ser respetado.

Esta es una problemática que siempre esta presente en las empresas familiares, y que es difícil de poder tratar , en la cual debe haber una predisposición de ambas partes para construir un vinculo laboral que sea respetable para los demás y entre ellos mismos.
y que cada vez los hijos puedan ir tomando el lugar de sus padres(si así lo desean) aprendiendo de los mismos e imponiendo su propio estilo de conducción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s