“CUANDO EL VICIO DE LA DEDOCRACIA SUPERA A LA MERITOCRACIA”


 

Simulemos una situación (cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia): una autoridad nacional de una  entidad gubernamental designado por el gobernador de una provincia, descubre que el titular de un instituto, en cuya jurisdicción tiene a seis de sus familiares trabajando en la entidad. A su concuñado, jefe de división de logística; a su sobrina auxiliar administrativa, hija de su hermana, sobrina de la esposa de su concuñado; cuya esposa es jefa de registros y archivos. Otro de sus sobrinos es también auxiliar administrativo; profesional universitario, hijo del  primo del diputado de la provincia cual representa, siendo este último hermano de su esposa, entre otros vínculos. Me perdí en el árbol genealógico, en fin…

El cincuenta por ciento de los familiares del caso, son profesionalmente desarrollados con especialidades y habilidades competentes para el desempeño de sus funciones. El resto, simplemente familiares. Técnicamente, el nepotismo está más vigente que nunca, y damos fé de ello todos los días de nuestras vidas tanto en el ámbito público como el privado.

Dado el contexto, al no reconocer afinidad sanguínea, cuantas oportunidades, al momento de competencias, ascensos, adjudicar un posible trabajo de relevancia por ser considerado la persona idónea para tal labor, cuando el legajo y calificaciones recurrentes de desempeño son las óptimas para lograr desarrollar objetivos que emanen de la cumbre estratégica, que hacen a un momento, sino al gran momento dentro de la carrera laboral dentro del organismo, para autorrealización y crecer como persona y profesionalmente, después de tantos años de sacrificio y esfuerzo, llegar a la hora, minutos, segundos, de subir finalmente al podio, a la cumbre, cumplir la meta…

Los planetas se alinean. Las condiciones son favorables. Todo perfecto pero… No es posible. La dedocracia se impone a la meritocracia.

La experiencia personal me dice, después de tantos años de formación y capacitación, del porque impera la dedocracia, el nepotismo, y la preferencia de un nepotismo calificado racional  antes de un nepotismo irracional. Surge la necesidad de exponerlo, porque para hacer una organización con objetivos claros, firmes, planificados, donde todos se sientan identificados requiere de lo fundamental: el factor humano, pero del calificado, de compromiso, de actitud, y no de un nepotismo irracional que reviste de ineficiencia.

En las instituciones argentinas, existe el sin fin y constante nombramiento en cargos públicos de familiares y amigos de funcionarios, todos ellos carentes de la idoneidad necesaria. Entonces la pregunta radica en: ante un nepotismo legal ¿Porque no concursar u oponer de carácter transparente capacidades en iguales condiciones de profesionalidad para alcanzar un puesto o cargo idóneo?

Previa verificación en nuestra Constitución Nacional, me permite confirmar que en su Artículo 16, establece que la Nación Argentina no admite prerrogativas de sangre ni de nacimiento y que todos sus habitantes son iguales ante la ley y admisibles en los empleos sin otra condición que la IDONEIDAD. Como pueden ver, el articulado no da lugar a dudas.

Sin embargo, es violenta y abusiva de modo grosero y sistemático la interpretación errónea del contenido de lo establecido en la norma. La experiencia en nuestro país, exacerbada muy especialmente durante estos últimos 15 años, sino más, demuestra que la idoneidad no es la regla de los gobiernos (siendo estos de carácter nacional como de distrito) a la hora de cubrir cargos públicos. La reemplazan el nepotismo, la dedocracia, el amiguismo y la fidelidad política.

La lista es enorme. Urge sancionar una ley que impida este tipo de excesos, que prohíba la designación directa de parientes, familiares, amigos o allegados de funcionarios en cargos estatales, a los que sólo deberían acceder por mérito propio, compitiendo, concursando, oponiendo las capacidades que aseguran tener con las de otros postulantes.

 

Fuente:

  • Políticas y Publicas – Nepotismo Total.
  • Diario La Nación – El reino de la Dedocracia.
  • Constitución de la Nacional Argentina.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s