¿Una empresa sin gerente?


DECIDAMOS JUNTOS

 

En Argentina la mayoría de las empresas cuentan con un gerente que dirige la organización, toma las decisiones a largo plazo y las estrategias. Generalmente decidiendo solo o con unos pocos, y el resto se adapta  a la “bajada de línea”.

Me gustaría compartir parte de un artículo del diario La Nación, de una empresa de Estados Unidos que optaron por no tener gerentes y tomar las decisiones en conjunto; “Así se trabaja en las empresas que deciden no tener jefes”[i]

¿Realmente necesitás que alguien te diga qué hacer en el trabajo? Hace tres años, la consultora sueca de software Crisp decidió que la respuesta era “No”.

La firma, que cuenta con alrededor de 40 empleados, ya había probado varias estructuras organizativas, incluyendo la práctica más común de tener un solo líder dirigiendo la empresa. Crisp trató entonces de cambiar a su gerente anualmente, según el voto de sus empleados, pero finalmente decidieron colectivamente que no se necesitaba un jefe.

Sin gerente Yassal Sundman, un desarrollador de la firma, explica: “Dijimos: ‘¿Y si no tuviéramos a nadie como nuestro próximo gerente, ¿cómo sería?’ Y luego hicimos un ejercicio y enumeramos las cosas que hace el gerente”. El personal decidió que muchas de las responsabilidades del gerente se solapaban con las de la junta directiva, mientras que otras funciones podrían ser compartidas entre varios empleados. “Cuando lo miramos, no quedaba nada en la columna del gerente y dijimos, ‘bien, ¿por qué no lo probamos?'”, recuerda Sundman.

Crisp tiene reuniones de cuatro días para todo el personal de dos a tres veces al año. Se usan para tomar decisiones sobre asuntos que afectan a todos, como un cambio de oficina, pero a los trabajadores se les anima a tomar decisiones ellos mismos en otras ocasiones.

La empresa también tiene una junta directiva -un requisito legal- y esto puede ser utilizado como un último recurso para resolver problemas si algo no está funcionando.

Rapidez Henrik Kniberg, un entrenador organizacional de la firma, sostiene que no tener que preguntar a un jefe para tomar decisiones sobre proyectos o presupuestos significa que la empresa puede responder con mayor rapidez. “Si usted quiere que algo se haga, usted se levanta y comienza a dirigirlo”, afirma.

Sin embargo, Kniberg hace hincapié en que no tener que pedir permiso no elimina la necesidad de que el personal discuta cuestiones o rebote ideas entre sí. Debido a que todos están a cargo, los trabajadores están más motivados, argumenta. Crisp regularmente mide la satisfacción del personal, y la media es de alrededor de 4,1 sobre cinco. La empresa está organizada como una familia, sostiene Kniberg. Mientras que nadie le dice a nadie exactamente qué hacer, hay un acuerdo tácito de no “estropear la casa”.

Considero que este tipo de organización no hace hincapié en que todos “hacen lo quieren”, sino que si se quiere llevar algo a cabo no piden permiso, pero se debate con todos para saber si es adecuado o no llevar esa acción.

En Argentina estamos acostumbrados a que siempre alguien tiene que estar ” a la cabeza” decirnos que debemos hacer y cómo. Y a mi parecer esta forma no nos deja crecer nuestro aprendizaje tanto personal como organizacional.

Las decisiones generalmente son tomadas por el dueño, y muchas veces no son las mejores y en ocasiones son muy erradas. Yo creo que las empresas deben tener jerarquías pero dejar que los empleados tomen o participen en las decisiones ya que pueden ayudar a resolver muchos problemas o lograr metas.

Las empresas están compuestas por un conjunto de personas en donde cada uno tiene distintas cualidades, que se deben explotar y aprovechar para el crecimiento de la empresa.

Por lo tanto comparto con el texto que las decisiones deben ser compartidas, que se debe incentivar al trabajo en equipo, tener en cuenta todas las opiniones, poder descartar o aceptar todos juntos, encarar un nuevo proyecto, expandir visiones, etc.

Mantengo la idea de que si tiene que haber un gerente pero sería productivo aplicar el enfoque de colaboración del conjunto del personal que muestra el artículo, para lograr una empresa con “ganas de crecer”, que si “fracasamos, fracasamos todos juntos” y si “ganamos, ganamos todos juntos”.

 

[i]  http://www.lanacion.com.ar/1985582-asi-se-trabaja-en-las-empresas-que-deciden-no-tener-jefes fuente del artículo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s