EL MÉTODO LEAN STARTUP: aplicación del pensamiento lean al proceso de innovación


Para el autor del libro “El Método Lean Startup” Eric Ries, una startup es una “institución humana diseñada para crear un nuevo producto o servicio bajo condiciones de incertidumbre extrema”. Es esta incertidumbre la que hace que el pensamiento empresarial tradicional carezca de utilidad en estos emprendimientos y por este motivo éste presenta al Método Lean Startup como una filosofía empresarial innovadora que se basa en lean manufacturing, el pensamiento de diseño, el desarrollo de clientes y el desarrollo ágil.

“Sólo un 5% del espíritu emprendedor es la gran idea, el modelo de negocio, la elaboración de la estrategia y el reparto de las ganancias. El otro 95% es el trabajo valiente que se mide con la contabilidad de la innovación: las decisiones de priorización de producto, quiénes serán los consumidores objetivo, el coraje para someter la gran visión a la constante prueba y el feedback.”

Las bases de este método son los siguientes:

  • Los emprendedores están en todas partes: incluye a todo aquel que trabaje dentro de una startup (teniendo en cuenta la definición del propio autor) con lo cual se puede aplicar en empresas de cualquier tamaño, sector o actividad
  • El espíritu emprendedor es management: para el autor, la cualidad “emprendedora” es aplicable a todas las empresas modernas que dependan de la innovación para su crecimiento
  • Aprendizaje validado: las startup debieran aprender a crear negocios sostenibles llevando a cabo la experimentación científica que pruebe las hipótesis de trabajo
  • Circuito Crear-Medir-Aprender: las startups debieran aplicar este circuito de información para el feedback. Crear productos o servicios ideados, medir las respuestas de los consumidores y aprender a pivotar o perseverar en la estrategia llevada a cabo
  • Contabilidad de la innovación: se refiere al diseño de un nuevo estilo de contabilidad para las startups que mida los resultados empresariales

A través de la experimentación cualquier startup debiera validar dos hipótesis principales, la de creación de valor y la de crecimiento. Y a su vez, para validar dichas hipótesis los emprendedores deben poner en marcha lo antes posible un Producto Mínimo Viable cuyo objetivo será acercarse a las necesidades de los clientes reales.

Esta fase de implementación soluciona dos problemas potenciales que tienen que ver, por un lado, con el seguimiento de la metodología tradicional que requiere de un análisis demasiado extenso que en realidad termina nublando las ideas y los objetivos de los emprendedores; por el otro, ningún tipo de análisis, en donde quienes emprenden creen que saben perfectamente lo que quieren los consumidores y llegan a autoengañarse encapsulándose en la idea original.

Como conclusión, la noción de Producto Mínimo Viable es la versión beta del producto (no es un prototipo tradicional o una prueba de concepto, porque  una vez en la calle se atenderán los detalles técnicos y de diseño demandados por los clientes) cuyo objeto es probar las hipótesis del negocio (el concepto que se tiene) y comenzar con el proceso de aprendizaje lo antes posible. De esta manera, se entra en el circuito de feedback de Crear-Medir-Aprender.

El sistema que permite saber si se está progresando y si se obtiene un aprendizaje validado es la contabilidad de la innovación como alternativa a la contabilidad tradicional, inútil para las startups en un mundo imprevisible. Este sistema consta de tres etapas:

  1. Establecer un punto de partida usando un Producto Mínimo Viable que obtenga información sobre el estado actual de la organización a través de tasas de conversión, tasas de suscripción y prueba. Este es el comienzo de la evaluación, es necesario saber dónde se encuentra uno parado para saber cómo dirigirse hacia el objetivo y es la base del aprendizaje sobre los consumidores.
  2. Teniendo en cuenta los factores claves del modelo de crecimiento, poner a prueba las hipótesis a través de indicadores y de experimentos. Esta etapa tiene que ver con desarrollar el producto, el diseño o el marketing. Para demostrar el aprendizaje validado, los cambios introducidos deberían probar las hipótesis sobre las cuales se trabaja.
  3. Pivotar o perseverar. La primera se refiere a corregir la estructura, la estrategia, probar una nueva hipótesis sobre el producto y el motor de crecimiento si los indicadores elegidos para su medición no dieran los resultados esperados. La segunda, por el contrario, demuestra que se está en el camino correcto siguiendo las preferencias de los clientes. Cualquier decisión que se tome es esta etapa formará parte del conocimiento validado de la organización y del aprendizaje acumulado que posea.

A modo personal considero que si no se utilizan los indicadores correctos para evaluar las conclusiones de los experimentos, los mismos serán inútiles para comprobar las hipótesis de valor y crecimiento y la visión de la organización podrá llegar a ser insostenible. Por lo tanto, es indispensable elegir a conciencia aquellos que realmente reflejen la situación de la organización.

En cuanto a los pivotes, el autor detalla la siguiente tipología:

  • Pivote de acercamiento: lo que antes se consideraba una característica del producto se convierte en EL producto
  • Pivote de alejamiento: lo que se consideraba el producto entero se convierte en una característica más del producto
  • Pivote de segmento de consumidor: redirigir el tipo de consumidor al que realmente le resuelve un problema detectado, distinto al atacado inicialmente
  • Pivote de necesidad del consumidor: el público objetivo tiene un problema que vale la pena solucionar, pero éste no se había tratado inicialmente con el producto o servicio ofrecido
  • Pivote de arquitectura del negocio: suele elegirse entre alto margen y bajo volumen (B2B) o bajo margen y alto volumen (B2C). A veces se re-direcciona esta decisión gracias al aprendizaje obtenido
  • Pivote de captura del valor: tiene que ver con la monetización y los modelos de ingresos de las organizaciones, este pivote también requiere de cambios en el negocio en general, en el producto y las estrategias de marketing
  • Pivote del motor de crecimiento: el autor propone tres, el crecimiento viral, el pegajoso y el remunerado
  • Pivote de canal: en este caso, se reconoce que cambiando de canal de venta o de distribución se obtiene una mayor efectividad para la organización
  • Pivote de tecnología: descubrir una nueva tecnología que alcanza la misma solución para los consumidores que a su vez, proporcionará resultados superiores en comparación con la tecnología existente

screenshot_2016-10-19-21-16-21

Por último, considero que esta metodología innovadora es una herramienta para aquellos emprendedores que quedan atascados en el management tradicional, dentro de la planificación engorrosa, los planes de acción, los objetivos estratégicos, tácticos u operativos casi improbables de llevarlos a cabo debido a la falta de tiempo de los emprendedores. Creo interesante tener en cuenta este proceso circular Crear-Medir-Aprender para llevar a cabo cualquier emprendimiento y así estar atento constantemente y poder decidir a tiempo entre pivotar o perseverar según la estrategia llevada a cabo ya que permite el ajuste constante.

Fuentes consultadas:

El Método Lean Startup. Ries, Eric. PDF

http://consultaunica.blogspot.com.ar/2013/10/el-metodo-lean-startup.html

https://www.leadersummaries.com/resumen/el-metodo-lean-startup#gs.1yR4WF0

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s