Conviértete en tu propio héroe


Generalmente cuando nos encontramos ante una situación de frustración o insatisfacción en nuestro ámbito laboral buscamos rápidamente identificar al culpable. Dicho culpable de nuestro malestar profesional suele estar representado por nuestro jefe, líder, superior en la mayoría de los casos y lo identificamos como principal responsable de nuestra incomodidad.

Claramente la salida más fácil es exteriorizar las culpas y no cuestionarnos en qué grado de responsabilidad sobre el o los problemas nos encontramos nosotros mismos, quienes nos consideramos protagonistas indirectos (más bien víctimas de la situación).

Ese es nuestro mayor desacierto. Si queremos cambiar alguna realidad con la cual no nos sentimos a gusto debemos plantearnos sobre qué aspectos tenemos influencia y podemos modificar desde nuestro accionar y efectivamente ¡cambiarlos!

Como menciona Stephen Covey en “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” debemos plantearnos una meta o un fin que nos mueva hacia ese escenario deseado. Debemos tener una clara de visión de ¿a dónde nos gustaría estar? y ¿dónde estamos ahora?.

En casos donde nos sentimos a la deriva y no encontramos en nuestro líder o jefe una guía debemos hacernos cargo de la situación y convertirnos en nuestro propio “héroe” intentando plantear posibles soluciones o considerando cambiar aquellos asuntos que se encuentran dentro de nuestro círculo de influencia.

Fredy Kofman en su obra “Metamanagement” explica a través del postulado de Campbell que en todas las situaciones en que se desencadena un conflicto puede identificarse un patrón que se repite con el tiempo (se retroalimenta) el cual comienza con una estabilidad que encubre los indicios de posibles dificultades hasta que las mismas se evidencian y se presenta la crisis.

A partir de este momento uno puede convertirse en héroe si considera asumir la responsabilidad en el problema:

Cuando uno se encuentra con problemas puede investigar las cegueras que lo
llevaron a esa situación, sin autoflagelarse, reconocer su responsabilidad frente
a los acontecimientos y capitalizarlos como experiencia de integración y
crecimiento.

Muchas veces solemos apuntar a nuestros líderes con enfoques de crítica sobre cómo llevan a cabo su tarea sin desviar la mirada hacia uno, es por eso que debemos vernos a nosotros mismos como nuestros propios líderes: comprender y asumir nuestras responsabilidades, tener una mirada interna para conocer nuestros pensamientos y emociones, moldear nuestras competencias intrapersonales e interpersonales para el auto-desarrollo y las relaciones con los demás.

Este tipo de prácticas incorpora herramientas de suma a importancia si queremos el día de mañana liderar a otras personas. Debemos ser el tipo de líder que nos gustaría seguir.

Líder eres tú, todos llevamos un líder dentro. Nacemos con ello.” (José Luis Moreno)

“El pesimista se queja del viento. El optimista espera que cambie. El líder arregla las velas.”  (John Maxwell)

“Cambia tú. Cambia radicalmente. Deja de hacer las cosas que has estado haciendo siempre. Empieza a hacer cosas que no hayas hecho nunca. Cambia radicalmente, vuélvete una persona nueva y te sorprenderás. (… ) Nunca estés esperando que el otro cambie.” (Osho)

 

 

Fuentes:

http://wsimag.com/es/bienestar/19525-lideres-emocionales

http://tucambioesahora.blogspot.com.ar/2013/12/aprende-ser-un-lider.html

 

 

 

 

 

Anuncios

2 Respuestas a “Conviértete en tu propio héroe

  1. Excelente mirada! Creo que tenemos que empezar a cambiar un poco ese papel habitual de victima buscando culpa en cosas ajenas, y centrarnos mas en lo que podemos hacer nosotros mismos para cambiar una situación poco satisfactoria, hacernos responsables y no tener miedo de equivocarnos, ya que la vida se forma en base a experiencias. Como bien mencionas, hay que saber capitalizar eso y tratar de ponernos un poco en el lugar de líder, ya que el día de mañana, seguramente nos toque a nosotros estar del otro lado, y todos sin lugar a dudas, vamos a querer ser buenos líderes. Para esto, debemos conocernos muy bien a nosotros mismos en primera instancia, para luego poder lograr una empatía con el otro.

  2. Coincido con vos Nerea, creo que al momento de encontrarnos en una situación no deseada en el ámbito laboral, debemos ver hacia dentro de nosotros mismos y cambiar nuestra forma de hacer las cosas y no ponernos en situación de victimas.
    Pienso también, que todos tenemos un líder que llevamos dentro, solamente hay que trabajar en eso para poder mostrarse como tal. Algunos pasos para esto son:
    1- Aproximarse a la gente entablando diálogos, haciendo preguntas sobre sus pareceres, dónde creen que reside el problema que están tratando, etc.

    2- Al encontrarse un error, hay que buscar el camino para solucionarlo y no en buscar culpables del mismo.Las experiencias negativas nutren y forjan el carácter.

    3- Estar siempre concentrado y focalizando bien el tema que están tratando. En reuniones que se prolongan más allá de la comida, una simple manera de verificar la pérdida de atención, es ver el nivel de concentración y también cómo se encajan los temas que se están abordando por la tarde, con el efecto narcótico de la digestión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s