Algunos CEOS no fueron a la escuela


¿Qué tienen en común Larry Page y Sergei Brin (fundadores de Google), Jeff Bezos (fundador de Amazon), Jimmy Wales (fundador de Wikipedia) y Peter Drucker (importante teórico de management), entre tantos otros?

En que cuando eran niños no asistieron a un método de enseñanza tradicional, sino que fueron educados a través de otra metodología, la escuela Montessori.

Antes de enumerar los principios sobre los que se basa este tipo de enseñanza, repasemos cuales son las características del método tradicional:

  • Énfasis en: conocimiento memorizado, repetición y recompensa
  • La maestra desempeña un papel dominante y activo en la actividad del salón. El alumno es un participante pasivo en el proceso enseñanza aprendizaje.
  • La maestra actúa con una fuerza principal de la disciplina externa.
  • La enseñanza la hace la maestra y la colaboración no se le motiva.
  • La estructura curricular para el niño está hecha con poco enfoque hacia el interés del niño.
  • Al niño se le da un tiempo específico, limitando su trabajo.

 

Ahora bien ¿de que se trata el método en cuestión?

Creado hace más de un siglo en Italia por María Montessori, está construido sobre los conceptos del aprendizaje auto dirigido, las clases mixtas tanto en género y como en las edades de los estudiantes, la colaboración, la creatividad, y la responsabilidad social. Al eliminar las estructuras rígidas de las aulas convencionales, las escuelas Montessori motivan a sus estudiantes a dejarse llevar por su curiosidad, utilizar su imaginación y ver al mundo a través de una amplia gama de posibilidades.

Según la educadora italiana que fundó éste método, los niños absorben como “esponjas” todas las informaciones que requieren y necesitan para su actuación en la vida diaria.

Basó sus ideas en el respeto hacia el niño y en su capacidad de aprender, partía de no moldearlos como reproducciones de los padres y profesores imperfectos.

Su objetivo no fue solamente desarrollar un nuevo método de enseñanza, sino valorar la libertad y la autonomía de cada persona, intentando ayudar a cada niño a alcanzar su potencial como ser humano.

Concluyó que aprenden mejor y más rápido si se encuentran en un entorno apropiado para ello, adaptado a sus necesidades específicas, colaborativo, dialogante y motivador, que atiende a sus diferentes niveles de desarrollo y fomenta la curiosidad y la experimentación.

A los niños se les enseña que “es uno mismo quien construye su aprendizaje”

 

Algunos de sus pilares son

  • El educador sólo ejerce una figura de guía, que potencia o propone desafíos, cambios, novedades.
  • El ambiente en las aulas no incita a la competencia entre compañeros, se respeta y valora el logro de cada alumno en su momento y ritmo oportuno
  • El error, equivocación o falta, es considerado como parte del aprendizaje, y no es castigado o señalado, sino que es valorado e integrado como una etapa del proceso.
  • Se estimula a que el niño haga siempre una autoevaluación
  • Se basa en los siguientes principios: autonomía, independencia, iniciativa, capacidad de elegir y autodisciplina.

 

Entonces surgen los interrogantes ¿la educación tal como la conocemos, está adaptada a lo que las economías actuales requieren? ¿Nos ayuda a descubrir qué es lo que realmente nos interesa o disfrutamos hacer? ¿O sólo asistimos para cumplir el ciclo, aprender cosas que no nos llaman la atención, y luego elegir una carrera de grado casi sin saber bien el por qué? ¿Sé nos fomenta la creatividad y el liderazgo desde pequeños? Por último ¿Se nos inculca desde chicos el temor al fracaso?

Steve Denning, autor y pensador reconocido a nivel global en temas de liderazgo, manifiesta que “que estamos aplicando en Educación el modelo de la fábrica que funciona a través de jerarquías burocráticas, eficiencias y escalabilidad, el cual tiene poco que ver con el desarrollo de la capacidad de aprendizaje a lo largo de toda la vida, que se requiere en las economías modernas. Tener gerentes enfocados en ahorros y eficiencias antes que en crear valor para sus clientes es una filosofía que rápidamente está demostrando su inefectividad. En este sentido, el método Montessori encaja mucho mejor en el desarrollo de las habilidades que las economías requieren”.

La pedagogía Montessori está ampliamente difundida por el mundo, con más de 20.000 colegios en 110 países. Pero su desarrollo en la Argentina aún es incipiente, aunque avanza año a año.  Ya hay colegios en Olivos, en Luján, en Turdera y en Pilar. También hay proyectos en formación en Palermo, La Plata, Rosario, Santa Fe, Salta y Córdoba.

 

Fuentes

http://noticias.lainformacion.com/educacion/estudiantes/los-triunfadores-de-la-mafia-montessori_Frapr0pl7YHR5Ylq5A8G76/

http://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/escuela-montessori-mas-vigente-nunca-para-formacion-lideres/167592

https://educacionmontessori.wordpress.com/2011/01/13/diferencias-montessori-vs-tradicional/

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s