¿Por qué es tan difícil ponernos de acuerdo?


acuerdoExisten diversas situaciones donde llevar a cabo las pautas para resolverlas no presenta mayor dificultad, pero cuando la consigna incluye trabajarlas con un grupo de persona ajenas, pareciera que hay que recorrer un largo camino para llegar a un punto en común.

En diferentes ámbitos, tanto en el laboral al tener que presentar un proyecto, en la Universidad al realizar una investigación o hasta en el círculo familiar al tener que tomar una decisión importante, debemos ponernos de acuerdo con otras personas para alcanzar una solución u objetivo y de forma conjunta. Pero tener que llegar a un punto en común, en donde todos estén de acuerdo y tener que trabajarlo en grupo no siempre es fácil, porque cada individuo cuenta con pensamientos e ideas diferentes, con modelos mentales muy arraigados y cerrados para incorporar nuevas propuestas, con la capacidad de escucha poca desarrollada, con la intención de querer imponer ideas  en vez de consensuarlas o hasta veces con poco interés o indiferencia por el tema a tratar.

Para ello se propone desarrollar la inteligencia interpersonal (expuesta por Howard Gardner en la teoría de las inteligencias múltiples), donde nos permite entender  y comunicarse con los demás, teniendo en cuenta sus diferentes estados de ánimo, temperamentos, motivaciones y habilidades. Incluye la capacidad para establecer y mantener relaciones sociales y para asumir diversos roles dentro de grupos, ya sea como un miembro más o como líder.

Para llegar a fortalecer aquella relación con el entorno que nos rodea, expongo algunas propuestas que servirán al momento de trabajar en grupo:

  • Comprensión. Ante una situación que produzca malestar con otra persona, es fundamental ponerse en su lugar, tener perspectiva e imaginar sus sentimientos. Se dice que se entra en el mundo del otro y se ven  las cosas desde su punto de vista, sus sentimientos y lo que oye. La capacidad de ponerse en el lugar del otro (empatía) no quiere decir que uno comparta sus opiniones, ni que se esté de acuerdo con su manera de interpretar la realidad.
  • Aceptar críticas. No siempre lo que diga la otra persona nos tiene que agradar, hay que aceptar lo que sea cierto (y trabajarlo) y rechazar lo que no sea, siempre con una actitud abierta y tranquila. Como también realizar críticas cuando sean necesarias, pero de manera constructiva y con fundamentos.
  • Aporta ideas innovadoras, creativas y con mirada propia.
  • Aprender a escuchar. Representa una de las capacidades más importantes en este proceso y muchas es veces es olvidada. Otorga sentido a lo que se dice y es la que completa el proceso de comunicación efectiva. Según Oscar Anzorena, en Maestría Personal, “cada uno debe comprometerse con la responsabilidad de desarrollar nuestra competencia de escucha. Esto implica ser conscientes de la asignación de sentido que le conferimos a lo que oímos, como también verificar nuestra escucha, indagar para entender en profundidad, e interactuar desde una actitud de apertura y respeto hacia el otro”.

 

Para este último punto desarrollado, propongo que para la próxima vez que estés en un grupo de personas prestale atención al número de veces que alguien interrumpe al otro a mitad de una frase para expresar sus propias ideas. ¿Qué porcentaje del tiempo se produce un verdadero diálogo y en qué porcentaje lo que se produce son conversaciones paralelas, cada uno contando su propia idea? ¿Cuánta gente está prestándole atención a la conversación para entender al otro y cuanta gente está ahí para expresar sus propias ideas? También intentá ser reflexivo en tu propia manera de escuchar. Cuando alguien te cuenta algo  ¿empezás a pensar enseguida en lo que vas a decir o mantenés toda tu atención en lo que te cuenta el otro? ¿Qué porcentaje de tu atención está en el otro y que porcentaje está en vos mismo? Y por último…cuando tenés algo que decir ¿seguís prestándole atención a las palabras del otro o te distraes y estás esperando impaciente para decir algo, deseando que el otro termine?

 

https://es.wikipedia.org/wiki/Inteligencia_interpersonal

http://www.galeon.com/aprenderaaprender/intemocional/escuchar.htm

Anuncios

5 Respuestas a “¿Por qué es tan difícil ponernos de acuerdo?

  1. Existen ciertas recomendaciones para lograr ponerse de acuerdo que me parecieron interesantes, ademas de las comentadas en este post.

    1. Mantén una actitud positiva.
    Tu actitud es fundamental para obtener un buen resultado. Tienes muchas más posibilidades de llegar a un acuerdo en qué ambas partes salgáis ganando si te planteas la negociación como una oportunidad para aprender y conseguir una solución ganar-ganar.

    2. Encontrarse en terreno neutral
    Buscar un lugar físico agradable y conveniente para la reunión, donde todas las partes implicadas se sientan a gusto. Acordar cuándo se van a reunir y cuánto tiempo van a destinar al proceso.

    3. Define claramente el asunto sobre el que hay que negociar
    Ponerse de acuerdo en la definición de la situación utilizando términos sencillos y basados en los hechos.

    4. Haz tus deberes
    Tómate el tiempo de planificar. Debes saber no sólo cuál es tu interés sino también cuál es el de la otra persona y sus motivaciones. Ten en cuenta cualquier hecho pasado o situación que pueda afectar a la negociación. Ten claro cuáles son los “must-haves” (puntos no negociables) y los “nice-to-haves” (puntos negociables). Determina cuál es la solución ideal, un trato justo y razonable, y el acuerdo mínimo aceptable.

    5. Sé honesto contigo mismo
    Evalúa el nivel de confianza que has depositado en la otra persona y en el proceso. Sé consciente de los aspectos de tu personalidad que pueden ayudar o entorpecer la negociación.

    6. Busca intereses compartidos
    Permanece en el mismo lado que se encuentra la otra persona para establecer similitudes y puntos de acercamiento. Dado que los conflictos tienden a magnificar las diferencias percibidas y a minimizar las semejanzas, busca metas y objetivos comunes como prueba de que estáis juntos en este camino.

    7. Argumenta con hechos, no con emociones
    Dirige tu atención a los problemas, no a las personas. Elude cualquier tendencia a atacarlas o a juzgar sus ideas y opiniones. Evita focalizarte en el pasado o culpar a los demás. Mantén un estado de ánimo racional, orientado a objetivos. T

    8. Sé honesto con los demás
    No juegues. Sé honesto y claro a la hora de comunicar lo que es importante para ti y por qué: tus metas, tus problemas, tus objetivos.

    9. Presenta alternativas y aporta pruebas
    Crea opciones y alternativas que demuestren la voluntad de compromiso, de llegar a un acuerdo.

    10. Sé un comunicador experto
    Un buen uso de las habilidades de comunicación ayuda de forma determinante a encontrar una solución satisfactoria para ambas partes en un conflicto. Pregunta, escucha y parafrasea para asegurarte que comprendes bien lo que te dicen, y demuestra un interés genuino en lo que le preocupa a la otra persona. Reduce la tensión con dosis de humor y agradece el punto de vista de la otra persona. No te focalices tanto en tu posición actual como en las posibles vías que se abren para avanzar hacia una solución o acuerdo.

    11. Acaba con una buena nota
    Prepara una propuesta ganar-ganar y asegúrate de que todas las personas implicadas sienten que “han ganado”. Asignar quién será responsable de cada paso, cómo se medirá el éxito, cómo y cuándo se evaluarán las decisiones tomadas.

    12. Disfruta del proceso
    Observa los beneficios que aporta el hecho de conocer puntos de vista distintos. Muchas personas afirman que sus relaciones se han fortalecido tras haber superado un conflicto y haber llegado a un acuerdo. Aprende de cada negociación y determina con qué criterios evaluar el proceso y la solución.

    http://es.dalecarnegie.com/blog/main/trucos-negociar-acuerdo-personas-dificiles/

  2. El tema que presentaste es algo con lo que vivimos conviviendo, ya sea en un aula, en el trabajo, en la familia, con nuestra pareja, en todo tipo de relacion siempre necesitamos ponernos de acuerdo.
    Pero mas que prestarle atención al grupo voy a prestarme atención a mi misma, cuantas veces me enceguezco con mi idea y bloqueo el acuerdo y la negociación-. Es un gran trabajo y desafío que tengo por delante: Dar ideas innovadoras, Saber escuchar las criticas, saber escuchar y ser comprensiva

  3. Lo que plantea Carolina puede ser llevado a cualquiera de los ámbitos en los que uno se desenvuelve, existiendo en algunos casos, mas flexibilidad que en otros a la hora de ponerse de acuerdo.
    Haciendo referencia al plano laboral, considero que también es importante que las personas que comparten un equipo, a la hora de ponerse de acuerdo, es fundamental que tengan en claro el objetivo, y sobre todo si es el mismo para todos. El hecho de definir un líder/moderador puede ayudar en los momentos en los que el consenso no parezca posible y una persona así tenga la potestad, de poder decidir en pos de lo expuesto anteriormente por los participantes.
    Es bueno evitar también, todo tipo de conflicto de intereses, evitando así decisiones que sean subjetivas y que puedan atentar contra el objetivo común.
    Ponerse de acuerdo no es fácil y nunca lo va a ser, pero si las pautas y las condiciones son claras desde un principio, es mas posible llegar a un acuerdo conjunto.
    El saber escuchar, el respetar opiniones ajenas bien fundamentadas, el saber comprender que la opinión de otro puede ser mejor que la nuestra en busca de una solución, son herramientas que si logramos incorporar pueden ser diferenciales en nuestro desempeño diario.

  4. Otras de las cuestiones por la que no llegamos a ponernos de acuerdo y extraer ideas productivas de un debate son los pre-conceptos. Muchas veces cargamos con ideas negativas (cuestiones ideológicas,intereses personales, orgullo, temor a lo nuevo, etc.) sobre algún tema particular a tratar, lo que actúa como un sesgo a la hora de reflexionar sobre lo que estamos escuchando. Evitamos otros puntos de vistas y activamos nuestros mecanismos de autodefensa.
    Tenemos que trabajar sobre nuestra forma estructurada de pensar y dar lugar a nuevos puntos de vista para enriquecer nuestros conocimientos.

  5. Está claro, el tema es más que recurrente. En cualquier ámbito y situación, el desafío siempre es el mismo: lograr acuerdos. Lejos de seguir pautas o rutinas para su logro, la mejor alternativa suele ser siempre la mas sencilla y la que solemos tener más a mano, y es la de buscar el consenso, en todo momento. Los conflictos aportan y resultan superadores, pero hay que saber manejarlos. Considerar la opinión de todos, siempre, sería un buen comienzo. Excelente post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s