Capacitación: Gasto o Inversión?


A raíz de una capacitación que tuve, me surgió la inquietud acerca del rol de las empresas y nuestros empleadores respecto a las posibilidades de crecimiento que nos brindan.

Trabajamos para organizaciones con fines de lucro cuyo único objetivo es ser rentable y nos exigen a nosotros que seamos parte activa para crear esa rentabilidad o que no hagamos a un lado.

Ahora, cuanto hace la organización por nosotros y por ayudarnos a ser esa parte activa que ellos tanto necesitan?? Nos capacitan los suficiente para que nuestras habilidades crezcan y podamos crear cada vez mayor valor?

Hasta qué punto nuestra capacitación es una inversión para ellos mismos o nos convertimos en un gasto. En un mundo ideal cualquier empresa podría contratar personas que ya posean las competencias exactas que el negocio necesita. Pero en el mercado actual de trabajo competitivo, cambiante y ultra veloz, la demanda de trabajadores calificados supera con creces la oferta. Ahí es donde la capacitación comienza.

No todas las organizaciones, y mucho menos líderes, tienen la habilidad de discernir entre gasto o inversión a largo plazo, cuando de darles a sus empleados la posibilidad de recibir capacitación se trata.

Muchas empresas creen que la capacitación es algo opcional porque no tienen en claro si es una inversión o un gasto. Si bien es cierto que el entrenamiento puede ser costoso al principio,  se trata de una inversión a largo plazo en el crecimiento y el desarrollo de sus recursos humanos.

La otra cara de esta dicotomía, está en nosotros mismos.  Que reacción que tenemos nosotros cuando nos proponen (o imponen) una capacitación. La mayoría de las veces la aprovechamos realmente como deberíamos, o simplemente participamos porque no tenemos otra opción.

Los seres humanos somos complejos, re-aprender o aprender otros modos de pensar, de actuar, en el marco de nuevos paradigmas supone esfuerzos constantes y sinérgicos. Existen un sin fin de “resistencias” que hacen que las personas no hagan el quiebre de esquemas aprendidos previamente, para luego interiorizar otros acordes al cambio local y global. Frente a este panorama y al tomar conciencia de que capacitar no es sólo informar, sino crear nuevos de aprender de aprender y sobre todo aprender a aplicar lo que se aprende.

Algunos empleados pueden sentir que el entrenamiento que está recibiendo no es relevante para su trabajo.  Es importante ayudarlos a entender la relación entre la formación y la aplicación de la misma en su trabajo desde el principio, así no ven las sesiones de entrenamiento como una pérdida  de tiempo valioso. Los empleados deben ver la formación como una importante adición a su cartera de profesionales.

Tal vez una de las claves para que una formación profesional tenga éxito, es la dinámica que se presente, lo atractivo o no de la propuesta. Y como todo poder llevar cada segmento teórico a la práctica de todos los días, a que vivimos en cada uno de nuestros puestos de trabajo.

Y por otro lado, y previo a la capacitación efectiva, es Determinar necesidades latentes o manifiestas de grupos determinados de la Organización.

Saber qué debería hacer el personal en sus respectivos puestos de trabajo, que aún no lo hacen, por carecer de las competencias requeridas, entendiendo por competencias la suma de conocimientos , habilidades, actitudes, valores, modelos mentales pertinentes y posibles de ser comprobadas en una determinada organización.

http://www.elpulsolaboral.com.mx/recursos-humanos/3897/consejos-utiles-para-la-capacitacion

http://www.gestiopolis.com/capacitacion-inversion-o-gasto/

Anuncios

3 Respuestas a “Capacitación: Gasto o Inversión?

  1. ¿Es posible dar por ciertos los beneficios de la capacitación? Todavía muchas veces las personas la consideran una pérdida de tiempo, una distracción de actividades más importantes. Desde mi punto de vista, la capacitación es muy importante para las personas pero a nivel organizacional existen otros elementos que ayudan a cumplir con ciertas actividades que realiza la empresa, entre las cuales se encuentran la motivación, comunicación en el entorno laboral, trabajo en equipo de los departamentos y el liderazgo de una persona que sobresalga entre los demás y tome las riendas de la organización para cumplir con todos los objetivos que se plantean en la empresa. La capacitación “refuerza y se refuerza” de otros aspectos organizacionales como los mencionados anteriormente, entonces la misma solo genera valor agregado si encuentra un entorno acoplado a esta necesidad y un compromiso genuino en todas las partes que participen de la misma. Si bien considero que el tema de capacitación para las empresas es de vital importancia, ya que contribuye al desarrollo personal y profesional de los individuos a la vez que ofrecen grandes beneficios a la empresa, también es cierto que si esta capacitación puede no contribuir a crear un ambiente de trabajo sano , en algún momento el desarrollo individual de cada empleado va a confrontar con el desarrollo grupal u organizacional, provocando problemas en la comunicación y desempeño de los empleados, y dando como resultado la baja productividad. La capacitación es una inversión, pero si lo hacemos por inercia o porque creemos que es una de estas “buenas prácticas” contemporáneas, y no fijamos objetivos que perseguiremos con la misma u comprendemos que se necesita para llevar adelante una buena practica, es muy posible que se transforme en un gasto. Está comprobado que las empresas que la aplican “eficientemente” obtienen resultados positivos, pero muchas otras muchas otras no, entonces surge un interrogante ¿en que se diferencias?…son distintas organizaciones.
    Como dijo Peter Drucker: QUIEN VEA A LA CAPACITACIÓN COMO UN GASTO, PUES QUE PRUEBE LA IGNORANCIA.

  2. Considero muy cierto que el costo de la capacitación siempre debe considerarse como una inversión y nunca como un gasto. En toda inversión, los resultados son a futuro, pero garantizan una mejor situación a la actual. Coincido en que un efectivo plan de capacitación debe reflejar las necesidades reales, tanto de la empresa como de los trabajadores y poder satisfacer ambas, de lo contrario pierde sentido y objetividad, resultando en una pérdida de interés por parte del personal. Post muy completo.

  3. La capacitación es parte del capital humano que una persona forja dentro de una organización. Si bien muchas veces cuestionamos el tipo de capacitación por diversos motivos, si es pertinente, si cumple con nuestras expectativas, si es de calidad, etc La verdad es que forma parte del aprendizaje en la organización y deberíamos estar bien predispuestos a recibirla. Comparto que la capacitación es una inversión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s