¿Vivir para Trabajar o Trabajar para Vivir?


El Mercado laboral se encuentra cada días más exigente, y hoy las empresas apuntan cada vez más a la excelencia y a la búsqueda de la mejora continua, buscando así optimizar los procesos y en consecuencia, los recursos.

Los empleados cuentan con mayor presión, exigencias y responsabilidades en su día a día laboral. Las organizaciones, para mantenerse a la vanguardia del Mercado global, deben adaptarse y acompañar este cambio de modo que se genere un equilibrio al estrés que incorporaron sus empleados.

Las organizaciones modernas ponen más foco en el aspecto emocional a través de lo motivacional, preocupándose más por el empleado como “ser humano” y no como una mera herramienta de producción.

En la actualidad y como consecuencia de esta transformación, lo que antes se conocía como departamento de Administración de personal, que se ocupaba de tareas administrativas como liquidación de sueldos y selección de personal entre otras cosas, hoy evolucionó a lo que conocemos como departamento de recursos humanos, que muchas veces encontramos subdivididos en “Administración de personal”, “Capacitación y desarrollo”, “Selección de personal”, “Beneficios y compensaciones” y todo lo relacionado a RSE (Responsabilidad Social Empresaria).

En este apartado, vamos a hacer referencia a todo aquello inherente a la búsqueda del equilibrio entre la vida personal y la vida laboral y siendo así, debemos enfocarnos más en las sub-áreas de “Capacitación y Desarrollo” y “Beneficios y Compensaciones”.

Antes de seguir es importante aclarar que el perfil del empleado también cambio, junto con sus pretensiones y sus prioridades.

En la antigüedad, la motivación pasaba pura y exclusivamente por lo monetario, limitándose al salario percibido mensualmente y la búsqueda del equilibrio entre lo personal y laboral corría por cuenta del empleado (anotarse a un gimnasio, hacer deporte, compartir tiempo con la familia, realizar actividades de esparcimiento, buscar nuevos hobbies). Hoy la situación es diferente ya que a la hora de aceptar una propuesta laboral, lo que se ofrece es un “paquete” un poco más complejo, el cual según su contenido va a convencer o no al potencial candidato.

Esta transformación organizacional implica un cambio de paradigma donde la relación entre las organizaciones y sus empleados es directa, donde la reacción del empleado ante lo que se propone y la opinión del mismo son tenidas muy en cuenta en pos de buscar mejorar su espacio de confort.

Las organizaciones modernas aprendieron lo importante que es invertir en estas cuestiones de motivación y desarrollo organizacional. Otras empresas se quedaron atrás, creyendo que dando un mejor sueldo, el empleado va a sentirse comprometido con lo que la organización propone y pretende de él.

Al momento de realizar una propuesta laboral, las empresas modernas, suelen incorporar  en las mismas beneficios como:

  • Medicina Prepaga.
  • Bono por reparto de ganancias o Bono por desempeño.poli 1
  • Horario Flexible.
  • Viernes Cortos.
  • Servicio de comedor o dinero extra que lo reemplace.
  • Servicio de movilidad como combis o remises de la casa al trabajo y del trabajo a la casa.
  • Regalo de Cumpleaños.
  • Regalo de Fin de año.
  • Una semana adicional de vacaciones.
  • Realizar Home Office.
  • Jardín Maternal incorporado o reintegro en la cuota.
  • Gimnasio o Club Familiar.
  • Beneficios extensivos a la familia.
  • Productos de la compañía gratis o a precios muy bajos.

Todo esto es muy tenido en cuenta a la hora de aceptar una propuesta laboral, más allá del salario básico a percibir.

De esta manera se genera un lazo más fuerte entre empleado y empleador, y se brindan más herramientas al empleado para encontrar ese tan buscado equilibrio que tendrá repercusiones en la motivación, y como consecuencia en los resultados de la organización. Ese equilibrio también se encuentra porque la vida personal en muchas ocasiones se incorpora a la vida laboral, coexistiendo.

Por otro lado, y también muy importante, las organizaciones modernas ofrecen planes de capacitación y desarrollo (conocido como Plan de Carrera), en donde acompañan a los empleados en pos de mejorar sus habilidades y fomentar su crecimiento profesional. Esto también impacta en lo motivacional y posteriormente en lo productivo.

Las organizaciones cambiaron y junto con ello, su gente. El mundo parece girar más rápido y hay que estar en buena forma para seguirle el ritmo.

Por último, y en respuesta al título de la nota, ni trabajar para vivir, ni vivir para trabajar. No es cuestión de separar sino de integrar, por eso hoy lo mejor es “Vivir mientras se trabaja”.

Anuncios

3 Respuestas a “¿Vivir para Trabajar o Trabajar para Vivir?

  1. ¿Vivo para trabajar o trabajo para vivir? Esta es una pregunta que casi todo el mundo se hace al menos una vez en la vida. En los tiempos que corren son muchos los empleados que van a la oficina con una sonrisa, pero son pocos lo que intentan modificar esta situación. ¿Cómo nos damos cuenta de qué lado estamos?
    Hace poco leí un artículo que hablaba de que las personas que ‘trabajan para vivir’ son a menudo son muy conscientes del valor de cada hora de su trabajo y por consiguiente antes de llevar a cabo algún gasto saben que cantidad de horas de trabajo están comprometiendo con esa acción. Por otro lado, las personas que ‘viven para trabajar’ a menudo tienen más dificultades para gastar dinero, ya sea porque no tienen tiempo libre o simplemente tienen tantas preocupaciones en la cabeza que no son capaces de hacerlo.
    Si consideremos que el trabajo crea tensión. La relación con otras personas y las continuas situaciones de estres vividas en las organizacion, hay una cierta tendencia a considerar una críticas profesionales como un ataques personales. Si desea que el trabajo sea realmente un medio para ‘una vida mejor’, entonces no dejes que los críticos acaben con tu energía. Lo que esta teoría dice es que hay que encontrar el equilibrio entre la vida profesional y la vida personal. Debes ser capaz de evaluar el tiempo le dedicas a tu formación durante el tiempo que dedicas a tu vida personal. Los problemas en el hogar influyen en el trabajo, y viceversa. Es normal, pero ¿Cuál es tu prioridad?

  2. Es importante para nuestro desempeño entender que lugar ocupa el trabajo en nuestra vida. Dedicamos las 24 hs a nuestro trabajo o solo las necesarias, vamos a trabajar convencidos que es esto lo que queremos o solo lo hacemos porque lo necesitamos para vivir. Es vital que entendamos que significa el trabajo en nuestras vidas y aceptarlo. Para muchos dejar en el trabajo los problemas no es fácil. Llevamos nuestro estrés, peleas, preocupaciones y demás a casa y eso siempre termina trayendo malas consecuencias.
    El trabajo hay que resolverlo en el trabajo, y todo lo que no pudo hacerse, se hará otro dia. A veces tenemos responsabilidades y exigencias que cumplir, pero siempre poder elegir cuando decir basta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s