LA CLASE; Según Kofman


Luego de haber transcurrido varios años en la universidad y de haber compartido la experiencia de cursar diferentes materias con diferentes compañeros, al llegar a final de este camino, veo  como cada uno fue  consolidando un tipo de personalidad dentro del aula.

A raíz de un artículo que subió un profesor en otro blog, me surgió la idea de profundizar en la cuestión y poder detectar las diferentes personalidades y como afecta esto, en los trabajos en equipo.

La primer cuestión a tener en cuenta que es que, el hecho de trabajar en equipo con otras personas de diferentes personalidades, si bien genera ciertas dificultades, te brinda experiencia como aprendizaje a la hora de cómo manejarte, como enfrentar las diferencias y como buscar una solución. Ya que afuera, en nuestros trabajos o en la vida misma, debemos afrontar a diario estas cuestiones.

Como primera instancia podemos detectar diferentes tipos de personalidades dentro del aula:

El nervioso: Aquel que se destaca por tener cierta inseguridad a la hora de rendir un examen o de emitir comentarios delante de todos.  Considero  que la persona que se muestra nervioso, aparenta no saber de la materia, puede ser el caso, o también puede ser que pase por una cuestión de la personalidad del alumno

el nervioso

El Sabelotodo: “No es aquel quien lo sabe todo sino  es aquel que deriva su autoestima de estar en lo cierto”. En realidad, el sabelotodo es una persona con un alto nivel de inseguridad y es sumamente frágil.  Suele justificarse para resguardar su autoestima, y tiende a explicar sus errores recurrentes sin asumir responsabilidad.  Fredy Kofman desarrolla el concepto de “Explicaciones tranquilizantes” que son aquellas que atribuyen exclusiva causalidad a factores que se encuentran fuera del control de quien explica. Permiten mantener la ilusión de la competencia personal frente a la realidad del fracaso.

el sabelotodo

El aprendiz: Aquel que asume la responsabilidad de las cosas. Reconoce la importancia de los factores que se encuentran fuera de su control, pero se concentra en las variables que puede modificar. El aprendiz comprende que todo resultado es consecuencia de la comparación entre un determinado desafío del entorno y su capacidad de respuesta (responsabilidad) frente a él.

el aprendiz

Ciego: Puede generar grandes inconvenientes a la hora de realizar trabajos en equipo. El ciego no puede ver que lo está haciendo mal. Su falta de conciencia, combinada con su incompetencia, puede ser muy destructiva para quienes lo rodean.

el ciego

Ausente: Aquel alumno al que le da lo mismo, ser el mejor del aula o no. La decisión de “ausentarse” no genera competencia, pero evita la persistencia de los errores y el sufrimiento. No encuentra motivación en la materia y considera que dando lo mínimo e indispensable sirve  para aprobarla. Trata de pasar desapercibido y no emite comentarios de reflexión u opinión. Muchas veces se juzga al alumno por actuar como indiferente hacia la materia, pero considero que además de eso, influye muchísimo la dinámica de la clase.

el ausente

Cretino: Es aquel alumno que va a la clase y dice haber leído o estudiado y en realidad no lo hizo. En los exámenes suele “guitarrear” intentando “zafar” y aparentar que sabe, pero en realidad no sabe nada. Kofman dice que: “Hay pocas cosas más estresantes que tener que fingir que uno sabe, cuando de hecho, es consciente de que no”

el cretino

Principiante: Aquel alumno que se comprometerse con el aprendizaje y con el aumento de la efectividad.  El principiante, admite que no sabe del tema , por lo cual privilegia  su competencia futura sobre su apariencia presente. Asume responsabilidad, se da permiso a cometer errores, busca ayuda de un maestro.

el principiante

Considero que, trabajar en grupo, consiste, en poder trabajar con cualquiera de estas personalidades. No siempre vamos a tener a los mejores trabajando con nosotros, y por eso debemos aprender a enfrentar la situación. Trabajar en equipo, puede dar muy buenos resultados,  si los que forman parte del mismo se encuentran comprometidos con el objetivo común. Si logramos conectar con el otro,  los esfuerzos de las partes se potencian disminuyendo  el tiempo de acción  y aumentando  la eficacia  de los resultados.

¿Y vos, que tipo de alumno sos?

http://www.centroetica.uct.cl/documentos/archivos/RECURSOS/B02%20APRENDIENDO%20A%20APRENDER%20-%20Fredy%20Kofman.pdf

https://arucacoach.me/tag/fredy-kofman/

 

 

l

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s