“Un mensaje a García”


“La gente que nunca hace más de lo que se le paga, nunca obtiene pago por más de lo que hace”

Elbert Hubbard

En esta oportunidad quiero presentarle, para aquellos que no lo conozcan, un texto que lleva a la reflexión escrito por Elbert Hubbard en 1899 llamado “Un mensaje a García”. Inspirado en un hecho real, relata brevemente la anécdota del soldado estadounidense Rowan, que es llamado para entregar de parte del presidente de los Estados Unidos, un mensaje al revolucionario oculto en Cuba, durante la Guerra hispano-estadounidense a fines del siglo XIX. Rowan recibe el mensaje y se limita a entregarlo a pesar de que nadie le proporcionó información, ni medios para encontrar a García, mientras Rowan recorre a pie la isla de costa a costa, logrando la misión que le fue otorgada…entregar la carta a García.

A continuación, para aquellos interesados en conocer en profundidad el texto y otros casos, dejo el link https://docs.google.com/document/d/1BHlVx0MBukppNzU1IHeV2y97Ng_RahQ3VaDH0DQLvqg/edit

Hubbard propone por medio de esto y otros ejemplos que desarrollaré, el roll que toma Rowan en asumir sus responsabilidades y no buscar excusas, al no preguntar cómo llegar a Cuba, cómo encontrar a García, qué recursos puede usar, con quién se encontrará. Simplemente toma la carta y comienza un viaje con la seguridad que cumplirá con lo asignado.

Esto es una clara exposición contra la despreocupación y la pereza, se intenta cambiar esa actitud pasiva, la inercia, esa falta de carácter, de atención, de ganas de hacer las cosas. El mensaje es en relación a las  obligaciones de los trabajadores, que no necesitan de preguntas y excusas poco creíbles, sino de compromiso y voluntad a la hora de ejecutar las actividades  que asumen tanto en el trabajo, como en la Universidad y en la vida cotidiana. Hacerse cargo de las tareas difíciles, vencer los obstáculos y mantener una actitud de predisposición y perseverancia.

Se debe tener esa chispa de iniciativa que es indispensable para el éxito laboral y la superación personal, “tenemos que buscar esa respuesta antes de que nos formule la pregunta”. Comparto un ejemplo: “La escena ocurre en un gran local comercial. Uno de los empleados pide autorización para presentar una queja al director general.

  • Señor director, ayer fue nombrado X para ocupar la vacante de Z, y X es 16 años más joven que yo.
  • El director interrumpe:
  • ¿Quiere usted averiguar la causa de ese ruido?

El empleado sale a calle y regresa diciendo:

  • Son unos carros.
  • ¿Qué llevan?

Después de una nueva salida el empleado vuelve diciendo:

  • Unas bolsas.
  • ¿Qué contienen las bolsas?

El empleado hace otro viaje a la calle y vuelve diciendo:

  • No sé lo que tienen.
  • ¿A dónde van?

Cuarta salida y responde:

  • Van hacia el Este.

El director llama al joven X y le dice:

  • ¿Quiere averiguar la causa de ese ruido?

El empleado X sale y regresa 5 minutos después manifestando:

  • Son cuatros carros cargados con bolsas de azúcar, forman parte de las quince toneladas que la Casa A remite a Mendoza. Esta mañana pasaron los mismos carros con igual carga. Se dirigen a la estación de Catalinas; van asignados a..

El director le habla al empleado antiguo:

  • ¿Ha comprendido usted?”

 

Es muy importante distinguir que este tipo de actitudes, no deben ser llevadas al extremo, es decir, sobrevalorar el poder de la autoridad y acatar sin pensar, sin tener la posibilidad de cuestionar o preguntar puntos claves, ante un abuso desmido en la asignación de tareas.

Un ejemplo muy claro que se puede encontrar en las organizaciones, con relación al caso García, es el siguiente: “Se encuentra en estos momentos sentado en su oficina. A su alrededor tiene seis empleados. Llama a uno de ellos y pídale lo siguiente. ”Tenga la bondad de buscar en la enciclopedia y hágame un ensayo corto de la vida de Correggio.” Cree que el empleado contestará: “Sí, señor”, y se marchará a hacer lo que usted le dijo? Nada de eso. Lo mirará sorprendido y le hará una o más de las siguientes preguntas: ¿Quién era Correggio? ¿En cuál enciclopedia? ¿Dónde está la enciclopedia?, ¿Acaso fui empleado yo para hacer eso? ¿No querrá decir usted Bismarck? ¿Por qué no lo hace Carlos? ¿Murió? ¿Hay prisa para eso? ¿No sería mejor que le trajera el libro y usted mismo lo buscará? ¿Para qué quiere usted saberlo?”

¿Conocías el caso García?¿Con quién te sentís más identificado, con Rowan o con los protagonistas de los ejemplos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s