Aprendiendo a aprender


 

En el caso de un profesional con un título grado y en particular un Licenciado en Administración de Empresas tiene varias opciones para continuar adquiriendo conocimientos. Una de ellas y la más común es a través de un MBA (Master in Business Administration), es decir una Maestría en Administración de Negocios. Existen alternativas a nivel local tanto en universidades públicas como privadas. Dentro del ámbito internacional las universidades con mayor reconocimiento a nivel empresarial en MBA son la Universidad de Pennsylvania, la universidad de Londres, Stanford, Harvard, la Escuela de Negocios de Columbia, el MIT (Instituto tecnológico de massachussetts) y el IE Business School de España entre otras. Actualmente existen becas en distintas universidades de Latinoamérica, en países como Nicaragua, Costa Rica, Perú, Chile y Mexico.

 Los MBA se encuentra en crecimiento en argentina, aunque mayormente la única finalidad que tienen es formar parte de un curriculum profesional que nos abra puertas a nuevas alternativas laborales. “Claramente, este tipo de programas no agregan valor efectivo, más allá de otorgar un título de posgrado”, por otro lado ya no se busca, como antes, formar parte de grandes corporaciones donde tendría sentido contar con un MBA que fuera reconocido. Es por esto que otra alternativa de continuar adquiriendo conocimiento es el autoaprendizaje dirigido, pero para eso es necesario “un alto nivel de compromiso, responsabilidad, dedicación y disciplina”.

self-directed-learning-mindmap-large_by_astrae

Existe una diferencia importante entre el autoaprendizaje y el aprendizaje dirigido, en el segundo existe un profesor que da por sentado que la otra persona se encuentra interesada en adquirir los conocimientos que transmite y que le son útiles para resolver sus problemas,  en cambio en el autoaprendizaje es la persona quien decide que necesita aprender para que le sea útil a afrontar situaciones personales. En otras palabras la motivación del aprendizaje dirigido proviene de factores externos, como castigos o recompensas, en cambio en el autoaprendizaje la motivación es completamente por factores internos, tales como el deseo de alcanzar algo, la curiosidad o el desarrollo personal.

Vivimos en un mundo donde el común denominador es el cambio constante, donde los conocimientos que poseemos hoy pueden dejar de ser útiles mañana, es por esto que es necesario rechazar viejas ideas y aprender a sustituirlas, y que mejor para esto que aprender a aprender, en palabras de Toffler Alvin “La persona formada no lo será a base de conocimientos inamovibles que posea en su mente, sino en función de sus capacidades para conocer lo que precise en cada momento”

Debido a la exorbitante cantidad de información disponible en la actualidad es necesario y fundamental, si lo que buscamos es aprender a aprender, poseer el pensamiento crítico necesario para evaluar e indagar en la información e ideas de otros, formular preguntas, cuestionar supuestos, y aprender a comunicarse efectivamente. Existen ciertas características intelectuales esenciales que acompañan a este pensamiento crítico: Humildad, entereza, empatía, autonomía, integridad, perseverancia, confianza e imparcialidad.

Por otro lado “las personas que toman la iniciativa en su aprendizaje (proactivos) aprenden más cosas y mejor que las personas que se sientan a los pies del profesor de forma pasiva, esperando a ser enseñados (reactivos)”. “Los primeros entran en el aprendizaje con más determinación y con una mayor motivación. También tienden a retener y hacer uso de lo que han aprendido mejor y durante un mayor tiempo que los estudiantes reactivos”

Existen ciertas recomendaciones para aquellos que estén dispuestos a aprender a aprender. Primero es necesario diseñar un plan de aprendizaje, preguntarnos qué quiero aprender, qué quiero cambiar, mayormente puede venir muy ligado al yo ideal, es decir a aquella persona en la que me quiero convertir y que para eso necesito disminuir la brecha existente con mi yo real. Otra recomendación es diseñar un plan de investigación, donde se responda preguntas tales como ¿Cuál es la cuestión que tengo que aprender? ¿Qué datos necesito? ¿Cuáles son las fuentes más apropiadas para esos datos? ¿Cómo verifico y cuestiono esos datos? Estas recomendaciones ayudan a darle sentido al autoaprendizaje logran que este sea más efectivo y aumentar el nivel de compromiso personal.

Por último es necesario tener claro que se puede aprender de todo lo que hacemos, cada situación, error o éxito debe ser visto como una experiencia de aprendizaje, preguntarnos por qué ocurrió e indagar en las cuestiones detrás de los hechos. Debemos cuestionarnos nuestros propios mentales, ser conscientes de lo que hacemos, por qué lo hacemos y convencernos de que aprender a aprender es la capacidad esencial para hacer frente a la realidad compleja en la que vivimos.

 

 

 

EL “SHOCK” DEL FUTURO – ALVIN TOFFLER

LA TERCERA OLA – Alvin Toffler

La mini-guía para el Pensamiento crítico Conceptos y herramientas – Dr. Richard Paul y Dra. Linda Elder

http://www.elpais.com.co/elpais/cali/noticias/autoaprendizaje-metodo-toma-fuerza-educacion

http://t21.com.mx/opinion/bitacora/2016/05/31/mba-crisis

http://www.perfil.com/universidades/El-delicado-equilibrio-de-los-MBA-eficiencia-y-saber-20160528-1005.html

https://guiadeposgrados.wordpress.com/2009/08/04/los-30-mejores-mba-del-mundo-segun-financial-times/

http://mba.americaeconomia.com/articulos/reportajes/conoce-estas-becas-para-estudiantes-de-mba

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s