¡Hablá más fuerte que no te entiendo!


mafalda1

Creo que todos tuvimos situaciones en nuestras vidas donde creímos entender lo que alguien nos comunicaba y resultó ser todo lo contrario; o al revés, creer que le pudimos transmitir correctamente una idea a otra persona, y lo que ésta entendió no tenía nada que ver con lo que nosotros creímos que fue nuestro discurso.
Todo el tiempo estamos transmitiendo algo y de esto es lo que quiero que reflexionemos hoy, como evitar que de un mismo mensaje o de un “no mensaje”, deriven tantas interpretaciones distintas, es decir, como lograr una comunicación efectiva.

La comunicación humana es el factor por el cual accionamos, transformamos realidades y generamos nuevos mundos, y cuando reparamos que está realizada por personas que perciben, interpretan y asignan sentido a los mensajes, empezamos a ver que el esquema no tiene mucha exactitud ya que está condicionada por nuestros modelos mentales.

¿Cómo poder hacer entonces para disminuir la brecha entre lo que se quiere decir, lo que se dice, lo que se escucha y lo que se interpreta?

*Las formas: La forma de decir condiciona la manera de escuchar. Nuestro modo de hablar influye a la otra persona a que se abra o se cierre con lo que estamos diciendo.

*Escucha profunda: Las malas interpretaciones y enojos surgen porque a pesar de verificar cotidianamente que el hablar no garantiza escuchar, que ambos son dos fenómenos distintos e independientes, seguimos pensando que el otro escucha indefectiblemente.
Es la escucha lo que le otorga sentido a lo que se dice y la que completa el proceso de la comunicación.

* Verificar la escucha: Implica corroborar si el enunciado que le otorgamos a un enunciado concuerda con el que le pretendió dar nuestro interlocutor. Es necesario abrirse a la perspectiva del otro.

*Indagar: Para escuchar con mayor información, lograr una mejor interpretación o para guiar procesos de pensamientos, que el otro entienda nuestro punto de vista y lo haga propio.

* Entrar en sinfonía: Es el vínculo que se establece en la conversación, se tal modo que se crea un clima de afinidad y confianza, y así es más fácil prestar atención y concentrarnos en lo que nos dice  y acceder a lo que piensa y cree el otro.

Todos experimentamos que existe una distancia entre lo que sentimos y pensamos, y lo que efectivamente logramos expresar. Tal vez estos puntos poniéndolos en práctica nos ayuden a lograr una comunicación efectiva, en otras palabras, una conversación que logre nuestros objetivos, que sea constructiva y genere relaciones.

 

 

Bibliografia: Oscar Anzorena “Maestría personal”. Ediciones Lea: Buenos Aires 2008

Anuncios

2 Respuestas a “¡Hablá más fuerte que no te entiendo!

  1. Pienso que para lograr una comunicación efectiva debemos darnos cuenta que todos percibimos el mundo de manera diferente, y a la vez usar este conocimiento como guía para nuestras conversaciones con los demás.
    “El gran problema con la comunicación es que no escuchamos para comprender, escuchamos para responder”.
    Saludos..

    • No lo pudiste sintetizar mejor, me quedo con tu frase “no escuchamos para comprender, escuchamos para responder”.
      Nuestras rutinas defensivas, sesgan nuestros pensamientos y no nos permiten empatizar ni comprender al otro, evitando asi aprender y validar otra mirada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s