Esos errores… Otra vez. Gestionando nuestras experiencias


error-404

Adicionalmente, cuando estuve en la escuela, fui castigado por cometer errores. En la escuela, aprendí emocionalmente a temer el cometer errores. El problema es que en el mundo real, las personas que salen adelante son las personas que cometen una mayor cantidad de errores y que aprenden de ellos.
Robert Kiyosaki, “La escuela de negocios”

Cualquiera de nosotros en el desarrollo de nuestras actividades cotidianas, solemos estar expuestos a cometer distintos tipos de errores. Nos puede pasar seguido o no, pero también suelen venir acompañados de una sensación no muy agradable. No obtener los resultados esperados de una acción, puede provocarnos frustración, malestar o desánimo, pero no debe quedar ahí no más.

Los errores, se interpretan como las consecuencias inesperadas de determinadas acciones, en general, son involuntarios y sus causas, de lo más variadas. Si estábamos al tanto de la posibilidad de ocurrencia, se habla de negligencia (sabíamos que podía pasar, pero nos descuidamos); por el contrario, hablamos de omisión cuando nos abstenemos de manera consciente de hacer algo al respecto (sabíamos que podía pasar, y no hicimos nada para evitarlo).

La simple idea de comer errores, puede paralizar, ya que se interpreta como lo opuesto al acierto, a lo correcto, al éxito. Así, es muy común que las personas opten por no actuar, por mejor no ‘intentarlo’.

Lo cierto es, que si consideramos al error, como ese hecho que nos puede aportar experiencia, y sabiendo que mientras más experiencia tengamos, más sólidos serán los conocimientos y el dominio sobre nuestra tarea, entonces dicho error logra alcanzar un nuevo significado para nosotros: posibilidad de mejora.

Podemos implementar rutinas, utilizar herramientas, y manejar información suficiente para tratar de minimizar el impacto de lo inesperado, pero si tenemos en cuenta que como personas, nuestras decisiones dependen de nosotros mismos, dejemos entonces siempre el espacio necesario para la equivocación, y luego, si llega, tratemos de aprender de ella. Nadie quiere cometer errores, pero pasan, y suelen ser más de los esperados, y solamente resultarán útiles, si tenemos presente que nos aportan algo.

Una buena que podemos plantearnos, es esa que dice: ‘una vez me pasa, dos veces, no’, aunque en el momento de decirlo, tengamos la certeza de que probablemente nos vuelva a pasar una y otra vez lo mismo. Pero es un buen comienzo para proponer un cambio: si hacemos lo mismo una y otra vez, no esperemos resultados diferentes. El peor error acá, es no intentarlo.

Algunas cuestiones que considero útiles para afrontar ese momento:
Responsabilizarnos;
No victimizarnos;
Ser auténticos, no mostrarnos como lo que no somos;
Reponernos y entenderlos como consecuencias;
Buscar causas y evaluar alternativas, comprender el ‘por qué’;
Reflexionar y aprender;
Compartir nuestra experiencia.

El único que no se equivoca, es el que no hace (y tal vez ahí, el gran error). Todos los demás, desde cualquier lugar, estamos expuestos a cometer equivocaciones, fallas, errores. El tema, entonces, es saber bien qué hacer con ellos.

Finalmente, ante la pregunta: -¿Cuántos errores cometiste? La sutil respuesta: -Muchos… Pero aprendí de cada uno de ellos. Suena bien.

Anuncios

2 Respuestas a “Esos errores… Otra vez. Gestionando nuestras experiencias

  1. Mi experiencia me dice que no hay nada que me enseñe mas que equivocarme… “Muéstrame a alguien que nunca ha cometido un error y yo te mostraré a alguien que nunca ha logrado mucho.” Joan Collins

  2. Estamos acostumbrados segun Kofman a que los errores son crímenes merecedores de castigo, si la gente hace lo correcto, nada malo puede ocurrir. Consecuentemente, siempre que algo funciona mal, alguien debe de haber hecho algo incorrecto. Por lo tanto, debo ocultar mis errores para evitar consecuencias. Esa es nuestra manera de sobrellevar normalmente nuestra vida profesional y personal, de eso no hay duda. Los errores son oportunidades de aprendizaje, los problemas son oportunidades para revisar los procesos que lo generaron y asi aprender a trabajar con mayor efectividad. Lindas palabras…crudas realidades????

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s