¿Virtudes y defectos? Mejor, fortalezas y debilidades


MP_2

Nuestras virtudes y nuestros defectos son inseparables, como la fuerza y la materia. Cuando se separan, el hombre no existe.
Nikola Tesla

A lo largo de la carrera, pudimos estudiar diferentes herramientas de análisis organizacional. Lo interesante de esto, además, es que algunas de ellas pueden ser aplicadas a nivel personal. El análisis FODA, resulta un buen ejemplo.

La matriz FODA, es una metodología de estudio de la situación de una empresa o un proyecto, analizando sus características internas y su situación externa en una matriz, considerando las fortalezas y debilidades en lo interno, y oportunidades y amenazas en lo externo.

Para el caso de aplicación personal, sólo requiere de una consideración: renombrar algunas variables (y aquí está lo interesante). Nuestras virtudes y defectos, aquello que comúnmente definimos como los aspectos positivos y negativos de nuestra personalidad, pasan a ser entonces nuestras fortalezas y debilidades, respectivamente.

Las virtudes y defectos se asocian a las características naturales, de nacimiento, y a nuestra propia experiencia de vida. Se crea así, la sensación de que sobre esas cuestiones poco y nada se puede hacer: fueron dadas así, es algo estanco, definitivo. Sobre esta base no hay mucho por hacer, es aceptar lo que hay.

En cambio, si a esos aspectos los consideramos simplemente como nuestras fortalezas y debilidades, podemos considerar así alternativas de crecimiento. Entonces, identificadas nuestras fortalezas, seguir haciendo lo que nos gusta o nos gratifica, capacitándonos y ganando experiencia (en lo personal, laboral, etc.) para continuar estimulándolas y desarrollándolas. Por otro lado, identificados nuestros puntos débiles, trabajar en ellos para lograr una mejora. Tal vez ésta sea la parte más difícil: implica aceptar esos rasgos que hasta nos pueden resultar cómodos o necesarios por momentos. El desafío es asumir una necesidad.

Supongo en un punto, que el análisis resulta más útil todavía, si lo hacemos teniendo en cuenta nuestros propios intereses sin que el contexto pueda influenciar demasiado (según el lugar, el medio tiende a ‘normalizar’ nuestro comportamiento).

Dependiendo donde estemos -tener en cuenta y saberlo bien-, que a veces nuestras virtudes nos pueden resultar disfuncionales, lo mismo con nuestros defectos. Acá conviene completar en análisis, considerando las oportunidades y amenazas que el medio nos ofrece.

Lejos de intentar cambiarnos, se trata de fortalecernos como individuos. Conocernos a nosotros mismos, saber bien quiénes somos, con lo bueno y lo malo, permite definir mejor nuestra identidad. Recién desde ahí, salir a la búsqueda de lo que deseamos.

Poder elegir nuestro juego y jugarlo de la mejor manera posible depende de nosotros… Somos los protagonistas de nuestra historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s