La economía compartida


 

La economía donde las empresas brindan sus productos o servicios al mercado, tanto local como internacional, está cambiando.  Existe, ya hace un tiempo, una nueva manera de generar estas transacciones denominada P2P (peer to peer). Es decir una red de comunicación e intercambio entre iguales donde unos  ponen contenidos o servicios a disposición del resto. Para ello solo es necesario algo o alguien que genere esta red y posibilite el contacto entre ambos usuarios, y gracias al avance de la tecnología y el uso de Internet esto ya no es una dificultad.

En torno a estas redes de pares se fueron generando nuevos modelos de negocios y surgió lo que hoy se denomina economía para compartir, donde se “depende mucho más del capital social que del capital de mercado y que se alimenta más de la confianza social en los bienes comunes que en las fuerza anónimas que rigen el mercado”. Las tradicionales líneas divisorias entre productor y consumidor están despareciendo, se requiere además un cambio de paradigma donde la propuesta sea compartir aquellos bienes que poseemos en vez de que sean  de uso exclusivamente personal.

Dentro de esta economía fueron surgiendo nuevas redes colaborativas. Vamos a dar algunos ejemplos para poder dimensionar su alcance y sus posibilidades.

s1

 

Alojamiento y viajes

Airbnb, es una web para encontrar habitaciones o casas de sus propietario se ha convertido en la mayor plataforma del mundo de consumo colaborativo en alojamiento. Permite que el dueño de un inmueble alquile a desconocidos su casa o habitación. Los anfitriones ofrecen sus apartamentos mostrando fotos y opiniones de otros inquilinos.

Wimdu es similar a Airbnb pero europeo y ofrece alquiler de habitaciones y pisos a costes normalmente menores que los de un hotel.

CouchSurfing permite ofrecer tu sofá para que otra persona duerma en él, normalmente viajeros con escaso presupuesto. Los precios son incluso más bajos que en Airbnb o Wimdu.

Tripobox es específico para personas que quieran viajar en grupo con amigos o desconocidos. Personas de diferentes ciudades crean viajes, planifican las estancias y las actividades, y luego comparten la propuesta para que cualquiera se pueda apuntar. Los anfitriones ganan un dinero extra y los viajeros un guía local.

Transporte

BlaBlaCar permite a los dueños de un vehículo transportar a otras personas y compartir los gastos de viaje. No hay un ánimo de lucro por parte de los conductores. Está pensado más bien para que todos salgan ganando ahorrando algo de dinero

Parquo es una solución para aquellos conductores que no quieren esperar a encontrar un lugar donde estacionar. En ella particulares alquilan a otros su lugar del garage durante las horas en las que no la están utilizando. Unos ganan un dinero extra, otros ahorran.

Shipeer consiste en compartir el baúl de un auto para transportar muebles, mascotas, valijas… lo que sea. La empresa verifica la carga mediante fotos, para evitar problemas a los transportistas.

Compras

PackagePeer permite que cualquier persona se registre y reciba en su domicilio los pedidos que otra persona no puede recoger. Se comprometen a recibir los paquetes a cambio de una pequeña remuneración. La empresa manda alertas desde su aplicación para que el dueño conozca cuándo ha llegado la mercancía y pase a recogerla.

ThredUP permite registrarte y comenzar a enviar por correo toda la ropa usada de tus niños que ya no utilizan, ThredUP lo sube a su página y desde allí cualquiera puede acceder y comprarla a bajos precios.

Wallapop pone en contacto a personas para comprar y vender cosas. Tantos productos como servicios, con la ventaja de poder visualizar aquellas publicaciones que se encuentran más cercanas a tu ubicación.

Gastronomía

 Chefly es una pequeña web que pone en contacto a cocineros con comensales que buscan comida casera.

EatWith permite encontrar lugares donde comer o cenar, pero no en restaurantes, sino en el propio domicilio del chef. Los cocineros que se ofrecen en esta plataforma prometen crear menús y experiencias más personales.

Shareyourmeal  La idea es simple, te registras y buscas gente, mayormente vecinos, que busquen conectarse con otros para comer y compartir su plato. Se reduce el desperdicio de comida, conoces más personas y gastas menos.

Crowdfunding

Son los servicios que permiten financiar tus proyectos con pequeños aportes de quienes quieran que estos proyectos se lleven a cabo, quienes a su vez reciben algún beneficio cuando este sea realizado.

Kickstarter permite indicar dinero pides para tu proyecto y los días que das para financiarlo, con un máximo de 60. Si consigues la financiación la plataforma te ingresará el dinero que hayan aportado tus contribuyentes, cobrándote un 5% de lo recaudado. Si no consigues llegar al objetivo de financiación, Kickstarter no cobrará el dinero a tus donadores y tú no recibirás nada. Tampoco te cobrarán a ti. Para dimensionarlo en  marzo de 2014 llegaron al billón de dólares de recaudaciones comprometidas a través  5,7 millones de personas.

Verkami está dirigido principalmente a creadores, artistas, diseñadores y colectivos, una plataforma cultural y social, aunque cada vez está haciéndose más amplio el abanico de proyectos publicados.

Ulule Es la plataforma líder de crowdfunding en Europa, la esencia de Ulule es social, está desarrollando un geolocalizador de proyectos y brindan servicio de asesoría profesional.

 

La economía compartida surge en parte al avance tecnológico pero por otro lado también como respuesta a ciertos abusos de precios por parte de las empresas. Por otro lado el cambio  cultural es necesario, si nos basamos en  que “El 40% de los alimentos del planeta se desperdicia; los coches particulares pasan el 95% de su tiempo parados” “y un motorista inglés malgasta 2.549 horas de su vida circulando por las calles en busca de aparcamiento” creo que llego el momento de darnos cuenta de que el camino por el que andamos debe cambiar, el consumo y el acumulamiento desmedido de productos solo conlleva a generar cada vez más desperdicios sin sentido. La economía compartida es una gran solución a estos problemas solo es cuestión de creatividad y voluntad por parte de todos para que se siga expandiendo.

 

 

 

http://www.ecointeligencia.com/2015/07/economia-compartir/.

http://economia.elpais.com/economia/2014/06/20/actualidad/1403265872_316865.html

Anuncios

3 Respuestas a “La economía compartida

  1. Interesante artículo. En línea con la economía compartida que planteas, en nuestro país surgieron webs basadas en eludir la ley y aprovechar el vacío legal de las redes. Obviamente muchos nos vemos beneficiados con estos negocios y a la vez no cuestionamos su legalidad por lo que en definitiva también formamos parte de este tipo de negocios.

    http://www.ticketbis.com Su objetivo es acercar compradores y vendedores de entradas de distintos espectáculos masivos que por su alta demanda suelen agostarse rápidamente. La web se queda con una comisión (que abona el comprador) por asegurar el pago al vendedor y la legitimidad de las entradas al comprador. Esto es conocido como reventa de entradas que está penado por la ley, pero como bien dije internet por el momento esta exenta de esto escudándose de que es una comunidad de usuarios.

    http://www.sherpals.com Intermedia entre viajeros y usuarios que quieran acceder a productos extranjeros que por lo general resultan mucho más accesibles que en nuestro país. El comprador debe insertar el link de aquel producto que le interesa y después de una hora entre todos los viajeros registrados se produce una licitación donde el menor precio es el ganador y se quedará con la venta. En un 95% los productos que se transan son originarios de EEUU debido a su bajo costo de adquisición con respecto a nuestro país.

  2. Muy buen artículo. A partir del mismo comencé a buscar más información sobre la economía compartida y me resultó interesante analizar este fenómeno presentando las dos caras de una misma moneda.
    Es decir, por un lado se hace presente un nuevo paradigma del consumo en la actualidad, de la mano de la tecnología, las comunicaciones e información, teniendo como propósito compartir, colaborar, acceder o intercambiar bienes o servicios en vez de utilizarlos irracionalmente. Teniendo además la posibilidad de que los usuarios adopten el rol de micro-emprendedores, aportando valor a este fenómeno. Pero la realidad es que la economía compartida, surgió con ciertos propósitos que fueron cambiando con el transcurso del tiempo y de su expansión. En un principio se pensó más en “comunidades que compartan recursos de forma ordenada para mejorar el servicio, limitar el impacto en el medio ambiente y al reparto de la riqueza, como los tres grandes problemas que la economía compartida puede paliar” (Dejo el link de la nota que amplia mayor información, sobre uno de los impulsores de este concepto y su descontento sobre el mismo en la actualidad. http://economia.elpais.com/economia/2015/10/05/actualidad/1444033690_724237.html)

    Así se puede notar, tanto para las grandes empresas como para pequeños emprendedores, un cambio en los modelos de negocios tradicionales, existentes hoy en el mercado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s