El verdadero significado de emplear


 

leader-ok

Existe una diferencia cuando el empleado simplemente obedece órdenes de su superior o empleador y cuando dentro de la organización el individuo forma parte de un equipo con una visión compartida.

Hemos reconocido esta diferencia significativa muchas veces desde el punto de vista del liderazgo, donde un líder autoritario a través de la autoridad es “… el tipo de líder que ordena y espera que se hagan caso a sus órdenes. Es positivo y dogmático, dirige mediante la capacidad de ofrecer recompensas o castigos o retenerlas”, lo que busca es esperar la obediencia de su empleado, desde mi punto de vista no debería llamarse líder, sino únicamente jefe. Por el otro lado, otros tipos de liderazgos como el líder proactivo “un líder más atento y que se preocupa por todo el grupo. Siempre quiere el bien de todos los integrantes del grupo. La tarea más importante de este tipo de líder no es la de dar órdenes sino la de mantener al grupo unido.”, donde su objetivo es que sus integrantes formen parte de las decisiones y tengan en claro los objetivos del equipo, su falencia puede llegar a ser no tomar decisiones en momento críticos.

Me interesa ir más allá del liderazgo, y pararse en la idea del trabajo en forma de dependencia. Si nos remitimos al significado actual de ‘emplear’, “Hacer servir una cosa para un fin determinado”, comprendemos que el líder autoritario simplemente hace valer su  parte del contrato sin ir más allá de lo establecido, busca obtener un resultado a través de sus trabajadores, y por el otro lado el empleado realiza la tarea a cambio de un salario,.

‘Emplear’ también es “Ocupar a una persona en una actividad, un trabajo, negocio, etc” de esta definición podemos desligar que es muy importante definir previamente y de forma clara cuál será la actividad o trabajo a realizar, para evitar abusos por parte del empleador. En palabras de Fredy Kofman “El individuo no es una “pieza inerte”, no es “propiedad”, no es un “componente mecánico u orgánico” del grupo. El individuo es un miembro autónomo que participa en el espacio con relaciones interpersonales establecidas por el grupo. Esta distinción puede parecer muy abstracta pero es crucial para evitar abusos y faltas de respeto. El principio de toda tiranía es la creencia de que el individuo es una “pieza” que “pertenece” al grupo.

No siempre es el jefe quien no cumple con lo establecido, muchas veces en respuesta a abusos, “…los empleados también pueden poner a los jefes en dilemas. Un empleado resentido puede “castigar” a su jefe retirando su colaboración o hasta saboteando el trabajo. Este poder le da la capacidad de encerrar a su jefe en un doble vínculo.”, debemos detectar e intentar destramar estos dobles vínculos, comprender que generan un ambiente toxico dentro de la organización que no beneficia a ninguna de las dos partes.

Para evitar que surjan problemas como los dobles vínculos es necesario establecer responsabilidades claras, y por encima de esto es fundamental la existencia de una visión compartida, pasar de la desconfianza y los abusos al trabajo en equipo,  en palabras de Peter Senge “Así como las visiones personales son imágenes que la gente lleva en la cabeza y el corazón, las visiones compartidas son imágenes que lleva la gente de una organización. Crean una sensación de vínculo común que impregna la organización y brinda coherencia a actividades dispares.”

Tal vez en un comienzo la palabra ‘emplear’ apuntaba a compartir dicha visión, si nos remontamos al origen de la palabra: “Emplear viene del francés employer, derivado del latín implicare (enlazar, embrollar, enredar) y de plicare (doblar, plegar)”. Por lo tanto, el primer sentido contiene la idea de enlazamiento, de implicar, y dividir el trabajo, que luego derivo en contratar. Lo necesario al incorporar un nuevo integrante a la organización a la que pertenecemos es implicarlo y enlazarlo con nuestra visión compartida. Hacerlo sentir parte, “Cuando la gente comparte una visión está conectada, vinculada por una aspiración común” y “con una visión compartida, tenemos más propensión a exponer nuestro modo de pensar, a renunciar a perspectivas arraigadas y a reconocer los defectos de una persona o una organización.”

Es esencial que los pertenecientes a la organización posean visiones personales. “El interés genuino en una visión compartida está arraigado en visiones personales, muchos líderes pasan por alto esta sencilla verdad deciden que su organización tiene que desarrollar una visión para el día siguiente.” Debemos ser protagonistas y conscientes de nuestra visión personal y la de los demás integrantes de la organización, para así poder ser parte de una visión compartida, tanto el Gerente General como a los integrantes del núcleo operativo.

 

 

http://www.gestion.org/recursos-humanos/liderazgo/29890/tipos-de-liderazgo/

https://lamenteesmaravillosa.com/clases-y-tipos-de-liderazgo/

http://www.oxforddictionaries.com/es/definicion/espanol/emplear

Metamanagement – Fredy Kofman

http://etimologias.dechile.net/?emplear

La Quinta Disciplina – Peter Senge

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s