Ruptura del contrato psicológico


Al ingresar a una empresa nos vemos inmersos en una serie de promesas de reciprocidad con quien nos contrata.

Muchas de estas se materializan a través de un contrato laboral; en el cual se establecen entre otras la identificación de las partes, las condiciones de las jornadas laborales, y las obligaciones mutuas.

El resto de las promesas se encuentran en el llamado contrato psicológico; y no es más que un acuerdo tácito o implícito entre las dos partes. A diferencia del anterior este no se formaliza por  escrito sino que se da en el imaginario de ambos y se origina en las promesas mutuas que se dan a cambio de ciertas retribuciones.

Es común que al ingresar a una organización se generen expectativas de crecimiento laboral que se acrecentarán con los primeros tiempos de permanencia sumados a los halagos de los superiores por vuestro rendimiento laboral.

Por lo tanto el contrato psicológico no se produce solamente con las promesas recibidas sino que se va configurando con el tiempo que uno transcurre en la organización y con las expectativas que se fueron generando en este lapso.

Cuando sentimos que las promesas se incumplieron se produce la ruptura del contrato psicológico.  Los links a continuación analizan esto:

http://www.iprofesional.com/notas/147041-La-renuncia-emocional-por-qu-cuando-se-rompe-el-contrato-psicolgico-entre-empleado-y-empresa-ya-no-hay-vuelta-atrs

http://www.diariocordoba.com/noticias/educacion/ruptura-contrato-psicologico_477666.html

La particularidad de este contrato es que no es explicito porque de lo contrario se podría evitar su ruptura acudiendo a lo firmado y reprochándole a la otra parte que incumplió con sus promesas.

¿Qué consecuencias puede tener en el empleado el sentirse defraudado por la organización?

Esto puede afectar las relaciones interpersonales tanto sea con clientes, compañeros y/o jefes. El malestar que provoca la ruptura del contrato psicológico puede repercutir también en el plano personal con sus relaciones afectivas como en el resto de sus actividades diarias. Una vez que se ha roto el contrato psicológico no hay forma de recomponerlo. Solo queda tomar conciencia de esto y buscar otros objetivos ya sea dentro o fuera de la organización. Si el individuo decide permanecer dentro de la misma deberá reconfigurar todas sus expectativas iniciales y comenzar de nuevo con otras metas.

Con esta explicación el contrato psicológico laboral pueda compararse con el conyugal o matrimonial y se puede encontrar muchas similitudes entre estos.

¿Que sucede cuando uno o ambos integrantes de la sociedad conyugal se siente defraudado por la otra persona; ya sea por las promesas que recibió o por las expectativas que se formó sobre el futuro de la relación?

Por lo general termina en separación o divorcio y se termina también el contrato psicológico. Si esta pareja tenía hijos se verán afectados o incómodos durante los momentos que dure el conflicto, lo mismo pasa como mencioné antes con los compañeros de trabajo.

Hoy día vivimos en un mundo acelerado donde todo debe suceder ya y ahora. El avance veloz de la tecnología y de los cambios de costumbres lo demuestran. Los resultados quieren alcanzarse de inmediato y no se tiene en claro cuál es el rol que se cumple en la organización. Sumado al cansancio de lo repetitivo de las tareas muchas personas deciden buscar otro trabajo o en el último ejemplo cambiar de pareja.

Sin dudas el tema da para una amplitud de interpretaciones y paralelismos. Lo más importante es saber controlar las expectativas y no dejarse ilusionar por promesas que en un principio son vacías, pero sobre todo si no se logra ser feliz en el lugar que a uno le toca ocupar es poder hacer una mirada introspectiva y auto crítica para no crear un clima tóxico que pueda perjudicar a las personas que nos rodean.

 

Anuncios

Una respuesta a “Ruptura del contrato psicológico

  1. El contrato psicológico se encuentra definido por la buena comunicación y relación existente entre trabajador y empresa, influenciado por miles de factores que intervienen tanto positiva como negativamente en dicha relación. Si bien la ruptura del mismo es un problema común visto en nuestros empleos , este genera un malestar personal que muchas veces puede hacernos sentir fracasados. A continuación voy a mencionar algunos factores que favorecen al desarrollo, mantenimiento y consolidación del contrato psicológico :

    -COMPROMISO
    -CONFIANZA
    -COMUNICACIÓN
    -COOPERACIÓN
    -PERSONALIDAD

    Herramientas para el desarrollo del contrato psicológico:

    -FORMACIÓN
    -TECNOLOGÍAS
    -ROTACIÓN
    -LIDERAZGO
    -SATISFACCIÓN SOCIAL

    A mi criterio lo mencionado no asegura que el mismo contrato sea al cien por cien cumplido pasando a ser lo referido en “Palabras lindas-Crudas realidades” de Marisa Vázquez Mazzini.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s