El síndrome del dueño de circo chico


En la vida de toda empresa, llega un momento en el que se torna necesario dar un salto de calidad en la gestión y avanzar hacia una estructura de funcionamiento más dinámica.

La primera vez que fui al circo con mis padres todo me parecía impresionante. Hasta que en un momento le pregunté a mi papá si el domador de leones, el malabarista y el vendedor de entradas era la misma persona. “Se parecen bastante”, contestó. En realidad, sí lo era.

Creo que la mayoría de los empresarios pyme pueden verse reflejados en este esquema de organización interna.  Aunque necesario y típico cuando se inicia un negocio, después se instala y arraiga a pesar del crecimiento de la estructura y facturación.

Se trata del síndrome del circo chico y podemos ver los síntomas cuando –por ejemplo- el dueño de la empresa tiene la tarjeta que dice CEO y, en la otra mano, la llave para cerrar el portón.

¿Hasta cuándo se puede ser gerente y ordenanza a la misma vez? ¿Cuándo es necesario dejar de ser “dueño de circo chico”? El problema surge cuando el circo crece, pero se sigue bajo las mismas prácticas y políticas.  Es clave reconocer el momento en que tenemos que dar un salto de calidad en la gestión y avanzar hacia una estructura de funcionamiento más dinámica, versátil y orientada a resultados en todas las áreas.

Cuando los ingresos se elevan, comienzan a trabajar más empleados, se necesitan inversiones y se abren las puertas de otros mercados, llego la hora de adoptar y aplicar dos conceptos: planificación y seguimiento.

La planificación es útil para poder delegar tareas del día a día y dedicarse a cuestiones más estratégicas. No es necesario “estar en todo”, sino simplemente establecer puntos de control y seguimiento. Estar donde realmente nadie más puede estar y seguir los resultados de procesos que pueden hacer otros. El foco en los resultados de todas las áreas garantiza el mejor control y la obtención de mayores beneficios empresarios.

Para que la empresa crezca, el número uno debe dar espacio a otros para que colaboren a hacer realidad el sueño empresarial y no intentar hacerlo todo solo.

Anuncios

Una respuesta a “El síndrome del dueño de circo chico

  1. Es importante ser consciente del crecimiento de nuestra organización, de esta manera vamos a poder seguir avanzando. Si mantenemos el pensamiento de que solo uno lo hace todo y no hay una mejor manera de enfrentar las cosas, entramos en un problema, ya que a medida que la organización avanza se va haciendo más difícil centralizar todas las decisiones en una sola persona. Hay que tener en cuenta las opiniones calificadas y decidir desde otro lugar, desde más arriba, eso nos permite tener un panorama más general de lo que ocurre hoy en la organización.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s