Larry Smith: “Por qué fracasarás en tener una gran carrera”


Quería compartir con ustedes el vídeo de TEDx, donde Larry Smith, un economista reconocido hace un monologo sobre las causas del fracaso de la mayoría de los profesionales que se proponen conseguir una gran carrera.
Larry plantea como eje central el miedo al fracaso. Este miedo hace que cada uno fabrique centenares de excusas para justificar el abandono de sus sueños. Explica que para seguir nuestros sueños tenemos que animarnos a seguir nuestras pasiones. Resulta que ese camino seria bastante difícil de emprender, entonces la mayoría desiste antes de comenzar.
La formula que plantea Larry para seguir nuestras pasiones incluye la búsqueda de alternativas. Buscar nuestro destino implica explorar opciones y para eso se requiere coraje, el coraje de caer y volver a levantarse las veces que sea necesario. Pero Larry plantea que no todos están dispuestos a recorrer este camino, y una de las grandes excusas del humano son las relaciones humanas. Este economista expresa enfáticamente cómo la mayoría de los que fracasarán en conseguir una gran carrera, seguirán la siguiente premisa: “no quiero sacrificar mis relaciones (esposo, padre, hijo, amigo) por los logros laborales”. Y creo que lo mas relevante de esta afirmación es la demostración de como sembramos el mismo miedo en nuestra descendencia, repitiendo el patrón de generación en generación. El explica que no podremos alentar a nuestros hijos a perseguir sus sueños si nosotros hemos desistido de hacerlo hace tiempo. Y lo ultimo que destacaría de esta mini exposición es que la formula del éxito de la gran carrera no debería excluir la posibilidad de ser buen padre, buen hijo, buen amigo y buen esposo…. citando a Larry: “al menos que…”

Anuncios

Una respuesta a “Larry Smith: “Por qué fracasarás en tener una gran carrera”

  1. En base a los dichos de Larry sobre como los padres condicionan a los hijos me acuerdo de una frase muy cierta:

    “No se puede dar lo que no se tiene”

    Creo que lo más interesante del análisis es como ya desde niños se nos programa de una determinada manera. Aparecen los tan nombrado conceptos que tanto hemos hablado durante la cursada: trabajo duro y sacrificio para conseguir una gran carrera. Al margen de eso son los mismos padres, que con un mensaje contradictorio, en vez de alentarnos a seguir nuestros sueños nos alientan a estar bajo relación de dependencia, a seguir los lineamientos de alguien más. En mi casa siempre escuche que tenía que seguir mi vocación, que eso era lo más importante en la vida, a nivel trabajo, ya que la vocación viene de la mano de la satisfacción y la pasión; al empezar a trabajar y caer en la “realidad” las palabras pasión y sueños quedaron años luz. A nivel personal cree mis excusas de porque no perseguir mis sueños; todavía soy demasiado joven, no tengo experiencia, no tengo un titulo en la mano…a así uno se termina conformando.

    Entiendo que esta lógica de la insatisfacción en realidad es compartida por la gran mayoría de trabajadores y lo relaciono con el concepto de paradigma: es un modo básico que justifica el hacer algo o la particular forma de pensar acerca de algo. Incluyen los valores subyacentes que utiliza el observador y constituyen el marco de referencia para explicar sus conclusiones.

    El paradigma al que hago referencia tiene que ver con el concepto de modernidad explicado por Antonio y referido al autor Taleb, en donde la lógica que impera es la mecanicista, donde el entorno nos domina, hay predominio por la eficiencia y la racionalización, miedo al azar, alejamiento de la religión por la ciencia, etc. Básicamente le atribuye a la modernidad un sesgo de fragilidad. La modernidad está enmarcada en el modelo capitalista, es por ello que los discursos que desde el poder se dictan tienden siempre a la penetración y profundización del modelo. Cuando hablamos de paradigma negamos la posibilidad de una posición neutral; el paradigma de la modernidad niega la posibilidad de generar un modelo superador al capitalismo, más justo y equitativo. A su vez los paradigmas tienen efectos sobre la descripción y la prescripción, es decir los problemas se analizan siempre bajo la ortiva del desequilibrio imperante donde una pequeña parte de la población tiene recursos y el resto trabaja para ellos. Nos basamos en hechos que se dan por aceptados, nuestra atención tiene determinados límites ya pre impuestos. ¿Será por eso que siempre hablamos de trabajo duro, de cumplir los objetivos de la organización? ¿Es ese el discurso del éxito o es el discurso desde el poder?
    Otro concepto con el cual relaciono la temática es con el de la alienación de Karl Marx, ésta se produce a través de todos los dispositivos que en una sociedad funcionan para que un orden se establezcan, pero por sobre todo en el Estado.
    Para Marx el estado se vuelve un dispositivo del poder que se presenta como representante de todos, cuando en realidad lo que hace es legitimar la desigualdad, representando solo a aquellos a los que cuida sus intereses.

    La alienación va mostrando como el poder ingresa en las zonas más elementales de la conciencia para ser efectivo, va moldeando las cabezas de la gente, sus deseos, sus pensamientos, sus sentimientos, de ahí que para Marx todo cambio no puede ser más que un cambio de raíz, la única salida posible contra el poder es la revolución total.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s