Mirada de Peter Senge sobre la teoría general de sistemas


Abordando el tema de la clase próxima me parece interesante la mirada que toma Peter Senge en su libro “La quinta disciplina”. Para desarrollar el tema primero tome una definición de “manual” acerca de a lo que un sistema se refiere:

CONCEPTO: Un sistema por definición está compuesto de partes o elementos interrelacionados. Esto se aplica a todos los sistemas mecánicos, biológicos y sociales. Todos los sistemas deben tener más de dos elementos y estos a su vez estar interconectados.

El sistema es un tubo unitario organizado, compuesto por dos o más partes componentes o su sistema interdependiente y delineado por límites identificables de su suprasistema ambiente. El sistema es en términos como un todo, una entidad propia, con propiedades únicas comprensibles en términos del todo especialmente frente al tradicional enfoque reduccionista o mecanicista sobre las partes separadas y una noción simplista de la forma en que estas partes se integran entre sí.


Image

 

Peter Senge realiza un análisis más profundo sobre  el sistema. No lo reduce a una simple interrelación entre partes en la cual se produce una retroalimentación una vez finalizado el ciclo, sino que el habla de un “pensamiento sistémico” y se refiere a este como  una disciplina para ver totalidades. Es un marco para ver interrelaciones en vez de cosas, para ver patrones de cambio en vez de instantáneas estáticas.

Según él, el pensamiento sistémico es una disciplina para ver las estructuras que subyacen a las situaciones complejas, es decir que sirve para detectar patrones difíciles de detectar a simple vista que pueden repercutir en un futuro.

Toma al sistema como un proceso complejo y habla de dos tipos de complejidad, una en la cual existen muchas variables y se basa en el análisis de los detalles, y la segunda es la complejidad dinámica, en la cual intervienen situaciones donde la causa y el efecto son sutiles, y donde los efectos de la intervención a través del tiempo no son obvios. Cuando la misma acción tiene efectos drásticamente distintos a corto y a largo plazo, hay complejidad dinámica. Cuando una acción tiene un conjunto de consecuencias locales y otro conjunto de consecuencias distintas en otra para del sistema, hay complejidad dinámica. Cuando las intervenciones obvias producen consecuencias no obvias, hay complejidad dinámica.

Otro de los puntos a los cuales Senge hace foco es al concepto de retroalimentación. Muchas veces se confunde el concepto de retroalimentación, tomando como que un “feedback positivo” significa comentarios alentadores y “feedback negativo” significan malas noticias. En el pensamiento sistémico, retroalimentación es un concepto más amplio. Alude a todo flujo reciproco de influencia, es decir que toda influencia es causa y efecto. Nunca hay influencias en una sola dirección.

Senge también introduce un concepto no tenido en cuenta en la teoría general de sistemas, el de demora. Casi todos los procesos de retroalimentación contienen alguna forma de demora. Pero no siempre las demoran se identifican o no se comprenden. Esto puede derivar en “excesos”, en decisiones que van más lejos de lo necesario para alcanzar un resultado deseado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s